No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Charles Stanley.

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. ROMANOS 15.4

Una de las maneras más dolorosas y destructivas en que el enemigo lo atacará es sugiriendo que usted está solo en medio de sus batallas. Sin embargo, sepa que eso es una mentira. Dios les ha dado a los creyentes el testimonio de sus siervos fieles a fin de que sepan que él «nunca los dejará ni los abandonará» (Deuteronomio 31.6, NVI). Ellos atravesaron circunstancias en las que probaron su fe tal como usted. Y debido a que perseveraron y confiaron en Dios, usted también puede hacerlo.

Así que, ¿contra qué batalla hoy? ¿Necesita fe para recibir una promesa como Abraham (Romanos 4)? ¿Libertad desde la cisterna hasta el palacio como José (Génesis 37—50)? ¿Una senda a través de un obstáculo difícil como Moisés (Éxodo 14)? ¿Fuerza como Josué para vencer a sus adversarios (Josué 6)? ¿Perdón como David (Salmos 51)? ¿O provisión al igual que los discípulos (Juan 6.1–14)?

Mire a sus predecesores en la fe y anímese. Dios no les falló a ellos. Siéntase seguro de que él tampoco lo desilusionará a usted.

Señor, gracias porque no estoy solo en las pruebas que
enfrento. Tú has intervenido a favor de las personas a lo
largo de toda la historia, y sé que me ayudarás. Amén.

En su presencia… obtenga aliento de
las Escrituras.

Únase a la página en Facebook de Charles Stanley → CLICK AQUÍ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.