No olvides compartir ...

Por: Gary Chapman.

Este artículo forma parte de la serie «Devocionales para matrimonios«

En ese tiempo yo sembraré una cosecha de israelitas y los haré crecer para mí. Demostraré amor a los que antes llamé “no amados”. Y a los que llamé “no son mi pueblo”, yo diré: “Ahora son mi pueblo”. Y ellos responderán: “¡Tú eres nuestro Dios!”. OSEAS 2:23

Un matrimonio de pacto implica confrontación y perdón. Hacemos promesas importantes cuando nos casamos, pero a veces fallamos. Las faltas no destruirán el matrimonio, pero no ocuparnos de las faltas sí lo hará. La reacción apropiada ante una falta es admitirla y pedir perdón.

Esta es la manera en que nos trata Dios. Él expresa: “Si rompes mi pacto, sufrirás, pero no te retiraré mi amor. No traicionaré mi fidelidad.” Dios no sonreirá ante nuestras faltas. Dejará que suframos las consecuencias, pero seguirá amándonos y buscará la reconciliación. Las palabras citadas arriba están entre las más dulces y hermosas del libro de Oseas. El Señor estaba frustrado y airado con los israelitas, quienes una y otra vez se alejaban de él para adorar a los ídolos. Varios pasajes del libro describen las consecuencias que sufriría el pueblo por negarse a escuchar. No obstante, a esos pasajes los siguen promesas maravillosas como la que vimos aquí. El Señor siempre busca la reconciliación. Siempre está dispuesto a recibirnos con los brazos abiertos.

Lo mismo debería ocurrir en el matrimonio. No podemos pasar por alto la conducta pecaminosa del cónyuge, pero podemos confrontarlo con amor y con la intención de perdonar y ofrecer reconciliación. Cuando su cónyuge dice: “Lo siento. Reconozco que estuve mal. ¿Me perdonas?,” la respuesta en el pacto siempre es: “Sí, quiero renovar nuestra relación de pacto.” El amor siempre busca la reconciliación.

Padre, gracias por el poderoso ejemplo que nos muestras en el libro de Oseas. Si tú puedes perdonarnos repetidamente y recibirnos otra vez, ¿cuánto más debería yo perdonar y reconciliarme con mi cónyuge? Por favor ayúdame a recordar este importante aspecto de un matrimonio de pacto.

*Gary Chapman, Está casado con Karolyn J.Chapman y tiene dos hijos adultos. Se licenció en el Moody Bible Institute en artes, y tiene una licenciatura en antropología por la Wheaton College. 


Siga leyendo …

Puedes seguirnos en WhatsApp, Instagram,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos