No olvides compartir ...

RECIBE MATERIALES DE A.W. TOZER DIARIAMENTE para recibir materiales, CLICK AQUÍ.

Por: A. W. Tozer

Este artículo forma parte de la serie «Encuentros con el Dios Todopoderoso»

SEÑOR, tú me examinas, tú me conoces […] Mis trajines y descansos los conoces; todos mis caminos te son familiares. SALMO 139:1, 3

De la misma manera, Dios, en un acto sin esfuerzo, conoce al instante (no poco a poco, sino al instante y a la perfección) todas las cosas que se pueden conocer. Por eso es que digo que Dios no puede aprender. Como dije antes, si nos diéramos cuenta de que Dios no puede aprender, podríamos acortar un poco nuestras oraciones y aumentar su poder. ¡No hay razón para decirle a Dios cosas que Él sabía antes de que nacieras! Dios conoce el final desde el principio, y lo supo mucho antes de que sucediera.

Mucho antes de que tus padres se conocieran, Dios sabía lo que harías en este mismo momento. Antes de que tus abuelos se conocieran, antes de que Inglaterra fuera una nación, o que el Imperio romano se disolviera, o que se creara el Imperio romano, Dios sabía todo sobre nosotros. Él sabía todo sobre nosotros: cada cabello de nuestra cabeza, nuestro peso, nuestro nombre, nuestro pasado. Y lo sabía antes de que naciéramos. Lo sabía antes de que existiera Adán. Y cuando Adán caminó en el huerto con Dios, Dios sabía todo sobre Adán, todo sobre Eva, todo sobre sus hijos, todo sobre el género humano. Dios nunca se queda pasmado, asombrado ni sorprendido porque ya lo sabe.

Puedes caminar por la calle, doblar la esquina y llevarte la sorpresa de tu vida. Sin embargo, Dios nunca le dio la vuelta a la esquina ni se sorprendió, por la sencilla razón de que Él ya estaba a la vuelta de esa esquina antes de doblar por allí. ¡Dios ya lo sabía antes de enterarse! Dios conoce todas las cosas.

Señor, estoy agradecido de que contigo no haya sorpresas, nada que no sepas con antelación. Gracias. Amén.


Puedes seguirnos en WhatsAppInstagram,Messenger,FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos