No olvides compartir ...

Por: Max Lucado

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuéremos hechos justicia de Dios en él. 2 Corintios 5.21

No fueron los romanos los que clavaron a Jesús en la cruz. No fueron los clavos los que mantuvieron a Jesús en la cruz. Lo que lo sostuvo en la cruz fue su convicción de que era necesario que Él se convirtiera en pecado. Era necesario que Él, que es puro, llegara a ser pecado para que la ira de Dios se derramara, no sobre la creación, sino sobre el Creador.

Cuando aquel que no conoció pecado llegó a ser pecado por nosotros, cuando el inocente se vio cubierto con todos los pecados del mundo, Dios no llamó a su ejército de ángeles para salvarlo. No lo hizo porque sabía que prefería renunciar a su Hijo que abandonarnos a nosotros.

A pesar de lo que hayas hecho, no es demasiado tarde. Independientemente de cuán bajo hayas caído, no es demasiado tarde. Por profundo que haya sido el error que has cometido, no es demasiado tarde para excavar, sacar ese error y dejarte libre.

Lo que hace cristiano a un cristiano no es la perfección, sino el perdón.

Caminata con el Salvador



No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos