No olvides compartir ...

Por: Tim Challies

Los cristianos hablan a menudo de la soberanía de Dios. Los cristianos reformados hablan muy a menudo de la soberanía de Dios. La soberanía de Dios se refiere a su presencia en este mundo, su autoridad sobre este mundo y su control dentro de este mundo. Dios posee y supervisa su creación hasta tal punto que nada sucede sin su conocimiento, sin su voluntad, sin su sabiduría. No hay nada que nos sea dado que no pase de alguna manera por sus manos.

Cuando hablamos de la soberanía de Dios, tenemos que asegurarnos de no hablar de ella solo teóricamente, de no relegarla puramente al ámbito de lo intelectual, porque no es una mera doctrina abstracta, sino una doctrina dulce y preciosa que debería estar cerca del corazón de cada cristiano. Esta es una doctrina que nos da esperanza en cada dolor, que da sentido a cada dolor, que da confianza en cada circunstancia.

Quizás sea bueno considerar algo de lo que sería verdad si Dios no fuera soberano.

Si Dios no es soberano, no podemos tener confianza en nuestra salvación. No podemos confiar en que su evangelio sea el único evangelio verdadero, que su salvación sea efectiva, que su camino sea el correcto. Porque si no es soberano, la voluntad de otro ser puede reemplazar la suya, el plan de otro puede superar al suyo, la palabra de otro puede tener prioridad sobre la suya. A menos que Dios sea soberano, nuestra salvación misma está en duda.

Si Dios no es soberano, no podemos estar seguros de que nuestro sufrimiento tenga significado. No tenemos ninguna seguridad de que las dificultades que soportamos sean realmente consistentes con su voluntad y de que Él realmente esté sacando el bien del mal, la luz de la oscuridad, la risa de las lágrimas. A menos que Dios sea soberano, no tenemos motivos para tener esperanza al mirar hacia el futuro ni para confiar en que Dios demostrará que todo lo que hemos soportado no es más que una aflicción ligera y momentánea en comparación con el gran peso de la gloria que está por venir.

Si Dios no es soberano, no podemos confiar en la evangelización. Seremos propensos a atribuirnos el mérito cuando otros crean en el mensaje y a asumir la culpa cuando otros no lo crean. Seremos propensos incluso a atribuirnos el mérito de nuestra propia salvación, porque si Dios no es soberano, quizás nosotros lo seamos.

Si Dios no es soberano, no podemos estar seguros de que permaneceremos en la fe. No tenemos ninguna seguridad de que no seremos influenciados por otra enseñanza, de que no seremos arrastrados por otra fe. No tenemos ninguna seguridad de que se demostrará que Dios es veraz cuando dice: «Nunca te dejaré ni te desampararé». A menos que Dios sea soberano, otro ser poderoso puede obligarnos a rechazar la fe y perdernos para siempre.

Si Dios no es soberano, no podemos estar seguros de que Cristo regresará. Aunque Dios ha prometido que Cristo será revelado desde el cielo y los ángeles poderosos con él, ¿qué pasa si otro ser con mayor autoridad puede cerrar el plan de Dios o negar el deseo de Dios? A menos que Dios sea soberano, miramos al futuro con incertidumbre en lugar de confianza, con una esperanza inestable e inquieta en lugar de firmemente fijada.

Pero si Dios es soberano, podemos tener confianza en nuestra salvación, confianza en que nuestro sufrimiento tiene sentido, confianza en que nuestra evangelización será eficaz, confianza en que permaneceremos en la fe, confianza en que Cristo volverá, confianza en todo lo que Dios es, en todo lo que hace, en todo lo que dice, en todo lo que ha prometido. Nuestra fe está correctamente fijada en el Dios que, en las majestuosas palabras del Catecismo de Heidelberg, «sostiene, como con su mano, el cielo y la tierra y todas las criaturas, y de tal modo las gobierna que la hoja y la hoja, la lluvia y la sequía, los años fructíferos y los años de escasez, la comida y la bebida, la salud y la enfermedad, la prosperidad y la pobreza -todas las cosas, de hecho, no nos vienen por casualidad, sino de su mano paternal

Publicado originalmente en inglés aquí.

*Tim Challies es esposo de Aileen y padre de tres niños. Sirve como pastor en Grace Fellowship Church en Toronto, Ontario dónde principalmente se desempeña en el discipulado y como mentor. Es un escritor de reseñas de libros para WORLD magazine, co-fundador de Cruciform Press y fundador del reconocido blog Challies.com.


Siga leyendo …

Puedes seguirnos en WhatsApp, Instagram,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos