No olvides compartir ...

Por: Gary Chapman.

Este artículo forma parte de la serie «Devocionales para matrimonios«

Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco, y ellas me siguen. Les doy vida eterna, y nunca perecerán. Nadie puede quitármelas. JUAN 10:27-28

En el devocional de ayer comentamos que los contratos son temporales, mientras que los pactos son permanentes. ¿Qué otra diferencia hay entre un matrimonio de pacto y uno de contrato? Los contratos son condicionales: Yo haré esto si tú haces aquello. Por ejemplo, el banco le permite manejar su vehículo mientras usted cumpla con los pagos. Deje de hacerlo y el auto vuelve al financista. Algunas parejas conciben el matrimonio de esa manera. Si tú cumples tu parte del trato, entonces yo cumpliré la mía. Esta es una perspectiva limitada del matrimonio.

El matrimonio de pacto está basado en el amor incondicional. Estoy comprometido con el bienestar de mi cónyuge, sin importar lo que ocurra. ¿No es esa la clase de amor que Dios tiene por nosotros? Cuando aceptamos a Cristo nos convertimos en sus hijos. Quizás seamos desobedientes, pero todavía le pertenecemos. Él no nos desconocerá. Nos pedirá cuentas, pero no se deshará de nosotros. En Juan 10, Jesús se compara a sí mismo como un pastor que se sacrifica por sus ovejas. A sus ovejas (los creyentes) les da vida eterna y nadie se la puede quitar, por mucho que lo intenten. Esa es una figura de pacto.

Este es el modelo para los matrimonios cristianos. Debemos estar comprometidos a procurar el bienestar de nuestro cónyuge, no importa lo que él o ella haga. Sin duda pediremos cuentas al otro sobre la conducta pecaminosa, pero no abandonaremos el matrimonio, ya que cada uno es la mejor fuente de ayuda para el otro. Un pacto expresa: “Siempre buscaré lo mejor para ti.”

Señor Jesús, gracias por amarnos incondicionalmente. Aun cuando hagamos cosas como las que hacen las ovejas —escaparnos, actuar neciamente, ignorar tu voz—, tú permaneces con nosotros y nos amas. Que esa imagen me inspire mientras me propongo amar incondicionalmente a mi cónyuge. Padre, oro para que renueves nuestro amor y compromiso.

*Gary Chapman, Está casado con Karolyn J.Chapman y tiene dos hijos adultos. Se licenció en el Moody Bible Institute en artes, y tiene una licenciatura en antropología por la Wheaton College. 


Siga leyendo …

Puedes seguirnos en WhatsApp, Instagram,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos