No olvides compartir ...

Por: J.C. Ryle

Debemos señalar la inutilidad de cualquier religión basada únicamente en el formalismo. La mujer samaritana, cuando fue despertada a las cuestiones espirituales, comenzó a preguntar acerca de los respectivos méritos de las modalidades de adoración a Dios que practicaban los samaritanos y los judíos. Nuestro Señor le dice que la adoración verdadera y aceptable no depende del lugar en que se ofrece, sino del estado del corazón del adorador. Declara: “La hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre”. Añade que “los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad”.

Jamás se puede recalcar lo suficiente a los cristianos profesantes el principio contenido en estas frases. Todos tenemos la inclinación natural a convertir la religión en una mera cuestión de ceremonias y formas externas y a atribuir una importancia desproporcionada a nuestra forma particular de adorar a Dios. Debemos cuidarnos de este espíritu, y especialmente cuando empezamos a preocuparnos seriamente por nuestras almas por vez primera. El corazón es lo principal cuando abordamos a Dios: “Jehová mira el corazón” (1 Samuel 16:7). El más espléndido culto en una catedral es ofensivo a los ojos de Dios si todo se hace fría e insensiblemente y sin gracia. La más débil reunión de tres o cuatro creyentes pobres en una choza para leer la Biblia y orar es más aceptable a los ojos de Aquel que escudriña el corazón que la congregación más multitudinaria que se haya reunido en S. Pedro en Roma.

*John Charles Ryle fue un obispo evangélico anglicano inglés. Fue el primer obispo anglicano de Liverpool y uno de los líderes evangélicos más importantes de su tiempo. 


Siga leyendo …

Puedes seguirnos en WhatsAppInstagram,Messenger,FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
Un comentario en «La verdadera adoración – J.C. Ryle»
  1. Que los verdaderos oradores adoran al padre en espíritu y verdad tener un corazón entregado a Dios un amor por nuestro padre sincero de corazón sentir su presencia del espíritu santo no lo podemos ver pero sentirlo si su presencia nos llena todo nuestro ser

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos