No olvides compartir ...

Por: Thomas Brooks

Los santos más excelentes nacen «para la aflicción, como las chispas vuelan hacia arriba» (Job 5:7 NBLH). «Muchas son las aflicciones del justo […]» (Sal. 34:19 NBLH). Si fueran muchas cosas, pero no aflicciones, entonces, como dice el proverbio, cuanto más mejor; o si fueran aflicciones, pero no muchas, entonces, cuanto menos mejor. Pero Dios, que es infinito en sabiduría e incomparable en bondad, ha ordenado aflicciones e incluso muchas angustias vienen marchando por todos lados hacia nosotros. Así como nuestras misericordias rara vez vienen solas, así nuestras cruces. Por lo general, vienen una detrás de la otra. Son como las lluvias de abril, apenas termina una cuando viene otra. Pero cristianos, es misericordia, es abundante misericordia, que toda aflicción no sea una ejecución y que toda corrección no sea una condenación. Cuanto más se elevaban las aguas, más cerca se elevaba el arca de Noé al cielo, y cuanto más aumenten sus aflicciones, más se elevarán sus corazones al cielo.

*Thomas Brooks (1608-1680): Predicador congregacional; autor de Preciosos remedios contra las artimañas de Satanás (Precious Remedies against Satan’s Devices). Lee más datos biográficos EN ESTE ENLACE.


Siga leyendo …

Puedes seguirnos en WhatsApp, Instagram,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
Un comentario en «Unas palabras para los que están en aflicción – Thomas Brooks»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos