No olvides compartir ...

Por: Jonathan Edwards

Este artículo forma parte de la serie: «365 días con Jonathan Edwards«

«Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré» (Lamentaciones 3:24).

El piadoso prefiere a Dios por encima de cualquier otra cosa que pueda haber en el Cielo. No solo hay nada en el Cielo que para él sea equiparable a Dios, sino que tampoco puede concebir nada allí que pueda ser estimado y deseado de la misma forma que Dios. Algunos imaginan que en el Cielo hay gozos bien distintos de los que nos enseñan las Escrituras. Allí todo pecado quedará eliminado y serán hechos perfectos a semejanza de Dios, y pasarán la eternidad ejercitando el amor más elevado hacia él, y disfrutando a su vez el amor que él les brindará.

Si no se disfrutara de Dios en el Cielo, sino tan solo de inmensas riquezas, de vastos tesoros de oro y plata, de grandes honores como los que reciben los hombres en este mundo, y un disfrute pleno de los mayores placeres y deleites sensuales, todas esas cosas no podrían compensar la ausencia de Dios y de Cristo, así como el disfrute de ellos allí. Ciertamente, si estuviese vacío de Dios, sería un lugar triste y desolador. Se ha dado conciencia a los piadosos de que ningún placer terrenal puede satisfacer el alma y que, por tanto, solo Dios puede contentarlos. Da igual lo que le ofrezcamos a un santo; si lo privamos de Dios, se considerará desdichado. Dios es el eje de sus deseos; y, mientras mantengamos apartada su alma de ese eje, no encontrará descanso.

(De Dios la Mejor Porción del Cristiano», págs. 105). Citado en «365 días con Jonathan Edwards«, lecturas seleccionadas y editadas por Dustin W. Benge, puedes adquirirlo en este enlace.

*Jonathan Edwards (1703 – 1758). Predicador norteamericano congregacionalista, usado por el Señor en el Gran Despertar ; nacido en East Windsor, Condado de Connecticut, puedes leer más de su biografía en este enlace.


Puedes seguirnos en WhatsAppInstagram,Messenger,FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos