No olvides compartir ...

Por: Bethany Verrett*

Cada persona existe en los reinos físico y espiritual, y hay luchas en ambos aspectos de la vida. Cuando pensamos en las dificultades que enfrentamos en el mundo visible –el lado físico de la vida– es fácil enumerar las pruebas. Desde los desastres naturales hasta las enfermedades, el envejecimiento y el antagonismo de los demás, muchos se sienten inundados por las verdaderas dificultades de vivir en un mundo pecaminoso.

Pero hay otro ámbito, uno donde los ángeles y los demonios son reales y donde la oración tiene gran influencia. Como ocurre con todo lo espiritual, debido a la naturaleza intangible de la guerra espiritual, hay muchas cosas que resultan confusas. Lo mejor para el enemigo, el Diablo, es confundir a los cristianos sobre la mejor manera de luchar contra él.

Algunos de estos errores son más comunes en diferentes denominaciones y otros son más o menos prominentes en diferentes culturas, pero todos se manifiestan en toda la fe cristiana.

Aquí hay siete cosas que los cristianos se equivocan acerca de la guerra espiritual.

1. Podemos ignorar la guerra espiritual

Hay muchos cristianos, particularmente en el mundo occidental, que pueden pasar toda su vida sin ser conscientes de lo que sucede en el ámbito espiritual. Lo ven como algo de los tiempos bíblicos, o de denominaciones más carismáticas. Pero al ignorar esta parte de su vida, le dan un lugar al mal. Para los creyentes que ignoran la guerra espiritual , el diablo puede ocultar demostraciones abiertas y susurrarles continuamente al oído, impidiéndoles acercarse más al Señor obsesionándose con las cosas de este mundo.

“Sed sobrios; esté atento. Vuestro adversario el diablo, como león rugiente, ronda alrededor buscando a quien devorar. Resistidlo firmes en vuestra fe , sabiendo que vuestros hermanos padecen los mismos sufrimientos en todo el mundo” ( 1 Pedro 5:8-9 ).

2. Suponiendo que Satanás nos atacará personalmente todos los días

Si bien es cierto que el potencial de pruebas, tribulaciones y tentaciones existe todos los días, no todos los días estarán llenos de intensas batallas espirituales. El Señor prometió que guiaría a su pueblo a períodos de descanso. Después de la batalla espiritual de Elías contra los profetas de Baal, Dios lo llevó a un período de paz y refrigerio. Cuando David estaba agobiado, el Señor lo ayudó. Si bien habrá períodos de guerra espiritual , creer que no hay períodos de paz es ignorar las seguridades del Señor.

«El señor es mi pastor ; Nada me faltará. En verdes pastos me hace recostarme. Me lleva junto a aguas tranquilas. Él restaura mi alma. Él me guía por sendas de justicia por amor de su nombre” ( Salmo 23:1-3 ).

3. Pensando cosas que son guerra espiritual y no lo son

La Biblia hace una distinción entre pruebas, tribulaciones y tentaciones. La primera es cuando Dios permite dificultades para que nos acerquemos más a Él; la segunda es cuando las dificultades vienen por medio del mundo caído. La tentación es cuando el Diablo y el mal, o el poder de la carne, tratan de alejar a las personas de Dios. Algunas personas cometen el error de asumir que cualquier dificultad que enfrentan es un ataque, y que necesita ser tratado como una guerra espiritual. Entender la diferencia entre los tres es importante, y es crucial usar la oración y la Biblia como herramientas para discernir lo que está sucediendo cuando hay dificultades.

4. Asumiendo que veremos resultados inmediatos

Para los nuevos cristianos, la idea de que pueden mover montañas y derrotar demonios a través de la guerra espiritual puede ser emocionante – incluso intoxicante. Sin embargo, este deseo puede convertirse en una tentación y un problema en sí mismo. A veces la guerra toma tiempo; como lo evidencia Daniel orando por semanas, sin saber que un ángel mensajero estaba batallando para traerle un mensaje en el reino espiritual por ese mismo periodo de tiempo.

Cuando una persona tiene la expectativa de que una oración poderosa, una imposición de manos, o una unción con aceite tendrá resultados inmediatos, puede desilusionarse con el Señor, en vez de entender que a veces la guerra toma tiempo, y que el tiempo de Dios para la victoria no es necesariamente el Suyo.

(Daniel 10:12b-13)

5. Asumir que parecerá una película de terror

La posesión demoníaca es real, y puede ser aterradora. Sin embargo, debido a que los creyentes están sellados por el Espíritu Santo, no pueden ser poseídos. Los no creyentes pueden ser poseídos, y la influencia demoníaca es real, sin importar si alguien es salvo o no. Ciertos principados malignos tienen una pequeña cantidad de poder y autoridad mientras el mundo espera el regreso de Jesucristo. Desafortunadamente, las películas de terror modernas han engañado a la gente haciéndoles creer que cualquier actividad demoníaca se parecerá a lo que ven en la pantalla. La influencia maligna puede parecer más sutil, o la forma en que se trata puede parecer diferente de lo que a menudo se retrata en la cultura pop en el mundo occidental.

Hechos 16:16-18: Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando.  Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación.  Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, este se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.

6. Prepararse obsesivamente, o no prepararse en absoluto

La guerra espiritual es una batalla que se libra diariamente en todo el mundo, aunque puede no ser diaria en la vida de un individuo. Muchos cristianos cometen errores que caen en dos lados del mismo asunto – estar preparado. Algunas personas van por la vida sin estar preparados para un ataque del enemigo y son tomados desprevenidos cuando sucede. Otros van por la vida tan hiper-vigilantes para un ataque que pierden bendiciones y alegrías, y se distraen de tener una relación con Dios. En vez de estar enfocados en el Señor, están enfocados en el enemigo. La guerra es agotadora, y la guerra espiritual no es diferente. Ninguno de los dos enfoques es saludable, ya que uno permite que el diablo tenga influencia a través de la falta de preparación, y el otro mantiene sus ojos fuera de Dios.

Efesios 6:13-18: Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.  Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.  Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.  Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;  orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

Filipenses 4:8: Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

7. Olvidar que la victoria está ganada

A veces las oraciones no reciben la respuesta que nos gustaría, porque no es la voluntad de. Otras batallas espirituales tardan años en resolverse, especialmente si se trata de una fortaleza espiritual. Sin embargo, la Biblia ofrece una gran seguridad: Jesús tiene la victoria final y está garantizada. Él ha derrotado al pecado, a la muerte, a la tumba, y regresará para gobernar y reinar […] . Al entrar en una batalla espiritual, es importante hacerlo conociendo al Dios de los ejércitos de ángeles, Aquel que tiene todas las cosas en Su mano y tiene la victoria final; Él también está en la batalla.

“Mas gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” ( 1 Corintios 15:57 ).

Mediante el poder de Jesucristo, los creyentes tienen la seguridad de: “Por tanto, someteos a Dios. Resistid al diablo, y huirá de vosotros” ( Santiago 4:7 ). Aunque la guerra espiritual a menudo está oculta detrás del velo, está siempre presente, pero no es algo en lo que los cristianos deban concentrarse todo el día, todos los días. Al tratar de entenderlo, debemos orar y acudir a la Biblia en busca de sabiduría y guía, animándonos en la victoria final de Jesucristo.

«Hay dos errores iguales y opuestos en los que nuestra raza puede caer acerca de los demonios. Uno es no creer en su existencia. El otro es creer, y sentir un interés excesivo y malsano por ellos.» – C.S. Lewis

Publicado originalmente en inglés aquí. Traducido por Teología Sana.

Siga leyendo …

Puedes seguirnos en WhatsApp, Instagram,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos