No olvides compartir ...

Por: Jonathan Edwards

Este artículo forma parte de la serie: «365 días con Jonathan Edwards«

«El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo» (Apocalipsis 21:7).

El principal motivo por el que el piadoso tiene puesto así su corazón en el Cielo es porque Dios está allí; ese es el palacio del Altísimo. Es el lugar donde Dios está gloriosamente presente, donde su amor se manifiesta gloriosamente, donde los piadosos pueden estar con él, verlo tal como es, y amarlo, servirlo, adorarlo y disfrutarlo de forma perfecta.

Si Dios y Cristo no estuviesen en el Cielo, no tendría el mismo fervor en buscarlo, ni haría tantos esfuerzos en el laborioso viaje a través de este desierto, ni la consideración de ir al Cielo tras su muerte le reportaría tanto consuelo al sufrir adversidades y aflicciones. Los mártires no soportarían los crueles sufrimientos a manos de sus perseguidores con la gozosa perspectiva de ir al Cielo si no esperasen estar con Cristo y disfrutar de Dios allí. No renunciarían con semejante alegría a todas sus posesiones y amistades terrenales, tal como han hecho miles de ellos, para vivir proscritos en la miseria, pobres, afligidos y atormentados, con la esperanza de cambiar su herencia terrenal por una celestial, si no fuera porque esperan estar con el glorioso Redentor y el Padre celestial. El corazón del creyente está puesto en el Cielo porque allí está su tesoro.

(De Dios la Mejor Porción del Cristiano», págs. 104-105). Citado en «365 días con Jonathan Edwards«, lecturas seleccionadas y editadas por Dustin W. Benge, puedes adquirirlo en este enlace.

*Jonathan Edwards (1703 – 1758). Predicador norteamericano congregacionalista, usado por el Señor en el Gran Despertar ; nacido en East Windsor, Condado de Connecticut, puedes leer más de su biografía en este enlace.


Puedes seguirnos en WhatsAppInstagram,Messenger,FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos