No olvides compartir ...

Por: Jonathan Edwards

Este artículo forma parte de la serie: «365 días con Jonathan Edwards«

Danos socorro contra el enemigo, porque vana es la ayuda de los hombres» (Salmos 60:11).

A fin de motivarte para perseverar en el deber de la oración, considera la gran necesidad que tienes siempre de la ayuda de Dios. Si quienes antaño cumplían con este deber ahora lo han abandonado, la implicación es que ya no necesitan la ayuda de Dios, que ya no tienen motivos para acudir a Dios con sus ruegos y súplicas. Cuando la realidad es que vivimos y nos movemos en Dios, y en él tenemos nuestro ser.

Nuestro más mínimo aliento depende de su ayuda. Necesitas su ayuda a diario para cubrir tus necesidades materiales; y, de forma especial, necesitas su ayuda continuamente a efectos de tu alma. Sin su protección, caerías de inmediato en las manos del diablo, que siempre ronda como un león rugiente, dispuesto a lanzarse sobre las almas de los hombres y devorarlas si se le permite hacerlo. Si Dios protegiese tu vida, pero te abandonase y dejase todo lo demás en tus manos, serías completamente desdichado; tu vida sería una maldición para ti. Si Dios abandonase a quienes se convierten, pronto caerían desde su estado de gracia a un estado mucho más desdichado del que jamás experimentaron antes de su conversión. Carecen de fuerzas propias para ofrecer resistencia a los poderosos enemigos que los rodean. Si Dios los desamparase, el pecado y Satanás los arrastrarían de inmediato como una poderosa riada. Necesitas las provisiones diarias de Dios. Sin Dios, no puedes recibir luz ni consuelo espirituales, no puedes ejercitar la gracia, ni puedes dar fruto. Sin Dios, tu alma se marchitará y hundirá en el estado más miserable. Necesitas la guía y las instrucciones constantes de Dios ¿Qué cosa puede hacer un niño en un yermo de horrible soledad sin alguien que lo guíe y le lleve por el buen camino? Sin Dios, no tardarás en caer en trampas, barrancos y numerosas calamidades fatales.

Citado en «365 días con Jonathan Edwards«, lecturas seleccionadas y editadas por Dustin W. Benge, puedes adquirirlo en este enlace.

*Jonathan Edwards (1703 – 1758). Predicador norteamericano congregacionalista, usado por el Señor en el Gran Despertar ; nacido en East Windsor, Condado de Connecticut, puedes leer más de su biografía en este enlace.

Siga leyendo …

Puedes seguirnos en WhatsApp, Instagram,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
2 comentarios en «Persevera en el deber de la oración – Jonathan Edwards»
  1. Querida gente de Teología Sana, ¡buenas tardes!
    Me son siempre cautivantes vuestros artículos, sin duda alguna, emanados de las Santas Escrituras, inspirados por Dios y sabiamente interpretados por vuestra «lente».
    Muchas gracias por cada texto, que me acompañan y motivan.

  2. Gracias gracias a todos los pastores que cada día se esfuerzan por darnos a los miles que estamos a distancia sus buenas enseñanzas y comentarios bíblicos que son de mucha bendición para mi y mi familia muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos