No olvides compartir ...

Por: Josh Buice*

En los días de la controversia en torno al falso maestro Arrio y su herética doctrina antitrinitaria, sus seguidores iban por las calles cantando una cancioncilla con estas palabras: «Había – Cuando él no existía». El significado de la canción estaba claro. Creían que el Padre existía cuando el Hijo no existía. Era una canción que atacaba y negaba la deidad de Cristo. Enseñaba que Jesús era un ser creado separado del Padre. 

Atanasio fue levantado por Dios para tal tiempo. Se convertiría en un campeón de la verdad. Se negó a transigir, incluso cuando todos a su alrededor parecían capitular en cuestiones de sana doctrina. El clima que rodeaba a Atanasio se conoció como Atanasio contra mundum – «Atanasio contra el mundo».

Su liderazgo en esta área fue clave. Finalmente, se celebró un concilio en Nicea (325) para tratar la controversia, y de este periodo surgió el Credo de Nicea. Hasta el día de hoy, podemos hacer la pregunta: «Cristiano, ¿en qué crees?». La respuesta del Credo de Nicea puede pronunciarse como un resumen de la sana cristología y la verdad trinitaria.

«Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros lo hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen,
y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Aunque Arrio y sus errores han sido condenados a lo largo de la historia de la Iglesia, su herejía continúa tomando forma de diversas formas hasta el día de hoy. Uno de esos grupos que continúa siguiendo los pasos de Arrio es la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días , también conocida como la Iglesia SUD o Mormones .

La religión mormona es una de las sectas más grandes del mundo y está compuesta por millones de personas en todo el mundo, con estimaciones a finales de 2022 de un total de 17.002.461. 1La religión mormona difiere en muchos niveles del cristianismo, como su creencia en la revelación moderna en curso, la humanidad preexistente, la capacidad de los humanos para alcanzar el estatus de divinidad y la expiación post-mortem. Tales distinciones clasificarían a la religión mormona como una secta, pero por si fuera poco, niegan firmemente la doctrina de la Trinidad y presentan un “Jesús” muy diferente al Jesús presentado en las páginas de la Biblia.

Breve historia

El fundador de la religión mormona es Joseph Smith, Jr., quien nació el 23 de diciembre de 1805 en Sharon, Vermont. Después de una serie de visiones, Smith afirma que fue dirigido fuera de la aldea donde vivía a un lugar específico donde descubrió planchas de oro en una caja de madera junto con el Urim y Tumim. El 22 de septiembre de 1827, afirma que el mensajero celestial le entregó las planchas, con instrucciones de conservarlas cuidadosamente hasta que el ángel volviera a pedirlas. 2Según José Smith, este fue el evento que dio inicio a lo que se conoce como La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Enseñanza común

El cristianismo es estrictamente trinitario y monoteísta , una doctrina basada en las Escrituras del Antiguo Testamento y reafirmada en el Nuevo Testamento. Pasajes como Deuteronomio 6:4 declaran: “El Señor nuestro Dios, el Señor uno es”. Este Dios singular existe eternamente en tres personas distintas: Padre, Hijo (Jesús, que es el Cristo) y el Espíritu Santo (Juan 14:26). Cada persona dentro de la Deidad es plenamente Dios y comparte la misma esencia y atributos divinos (Malaquías 3:6). Cada miembro de la Divinidad es coigual y coeterno.

Por el contrario, la religión mormona abarca una pluralidad de deidades dentro de la Deidad. Su teología, fuertemente influenciada por los escritos de José Smith, presenta un consejo celestial que consta de múltiples dioses, incluido el Padre Celestial, su esposa, la Madre Celestial e hijos espirituales que son seres divinos. Cada uno de estos dioses está separado y es único entre sí en lugar de estar unificados como uno solo. Esta distinción teológica con énfasis en la pluralidad de dioses presenta una distinción clave entre la teología cristiana y la doctrina mormona de Dios.

El falso Jesús del mormonismo

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, afirma reverenciar a Jesucristo, pero su comprensión de su naturaleza, obra y relación con el Padre se desvía de los principios fundamentales del cristianismo.

Según la doctrina mormona, el Hijo de Dios era producto de la procreación divina. Jesús, según las enseñanzas mormonas, es el primogénito de muchos hijos espirituales creados por padres celestiales. Enseñan que el Padre Celestial y la Madre Celestial concibieron y dieron a luz hijos espirituales, uno de los cuales es Jesús y su hermano es Lucifer.

En las enseñanzas de la religión mormona, Jesús se ganó la bendición del Padre Celestial al presentar un plan de redención más satisfactorio que el de su hermano espiritual Lucifer. Fue Jesús quien se ofreció a tomar sobre sí carne humana, a morar entre la humanidad como un verdadero ejemplo y maestro, y defendería la santidad del libre albedrío. Esta decisión no fue bien recibida por Lucifer, lo que resultó en su rebelión y eventual perdición cuando fue arrojado del cielo con 1/3 de los espíritus con él. Jesús fue nombrado Redentor y Lucifer se convirtió en enemigo y engañador.

Según las creencias mormonas, Jesús es histórico, real y eterno (lo que significa que siempre lo será, pero a diferencia del hecho de que siempre lo ha sido). Si alguna vez ha contactado a un misionero mormón, está claro que busca vivir 2 Nefi 25:26 del Libro de Mormón, que dice: «Hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo». Están firmemente comprometidos con su Jesús, pero, lamentablemente, él no es el verdadero Salvador de los pecadores, como se presenta en las Escrituras: el Dios Hombre que es a la vez verdaderamente Dios y verdaderamente hombre.

Millones de mormones en todo el mundo están siendo engañados para que adopten a un Jesús falso en lugar del Jesús de las Escrituras. Como Hebreos declara acerca del Hijo de Dios que él es el heredero de todas las cosas y el Creador del mundo (Heb 1:2). Jesús es superior a los ángeles (Heb 1:4), y un día, en la gloriosa segunda venida de Jesús, toda rodilla se doblará ante él y toda lengua le confesará que él es el Señor para gloria de Dios Padre (Fil 2 :5-11). Cuando el texto dice “toda rodilla se doblará” y “toda lengua confesará”, señala el hecho de que todo ser, tanto de la esfera terrenal como de la esfera espiritual (de las cosas en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra) se inclinarán ante Jesús. En otras palabras, incluso los espíritus demoníacos y el mismo Satanás se inclinarán ante Cristo Jesús y confesarán que él es el Señor.

Jesús dijo que él era “uno con el Padre” (Juan 10:30). Esto significa que él es eterno (Juan 1:1). No tiene principio y no tendrá fin. Fue engendrado, no hecho , para tomar prestadas palabras del Credo de Nicea. Cuando la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días habla de Jesús, debemos recordar siempre, están hablando de un “Jesús” que fue creado por su propia religión y no del Jesús que se nos revela en las páginas de las Escrituras. Los mormones sirven a un Jesús falso: un Jesús que no tiene poder para salvar a los pecadores. Debemos señalar a la gente el verdadero Jesús, el Salvador del mundo.

Referencias:
1 Estadísticas tomadas de https://newsroom.churchofjesuschrist.org [consultado el 1/3/24]. * Esta cifra representa el número total de personas en todo el mundo que han sido bautizadas en la iglesia y no han renunciado formalmente a su membresía.
2 Anthony A. Hoekema, Las cuatro sectas principales: ciencia cristiana, testigos de Jehová, mormonismo, adventismo del séptimo día (Grand Rapids, MI: William B. Eerdmans Publishing Company, 1963), 11.

*Josh Buice es el fundador y presidente de G3 Ministries y se desempeña como pastor de la Iglesia Bautista Pray’s Mill en el lado oeste de Atlanta. 

Publicado originalmente en inglés aquí.


Puedes seguirnos en WhatsApp,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos