No olvides compartir ...

Por: Charles Spurgeon

Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben qué día vendrá su Señor. MATEO 24:42

En un momento en el que ellos no pensaban, vino el Hijo del Hombre. Sin embargo, ahora que tenemos las palabras de las Escrituras para asegurarnos de que él vendrá pronto y que su premio está con él y su obra delante de él, ¡cuán pocos lo esperan! Desde el mismo momento en que la venida de algún príncipe extranjero o el advenimiento de algún suceso importante se divulga entre la gente, estos se buscan y se anticipan.

Pero Jesús, para tu venida, para tu glorioso advenimiento, ¿dónde están aquellos que esfuerzan sus ojos para percibir los primeros  rayos del sol naciente? Hay muy pocos de tus seguidores que esperan tu aparición. Nos encontramos con unos pocos hombres que andan como si supieran que el tiempo es corto y que el Maestro pudiera regresar cuando el gallo cante o a media noche o en la vigilia del día. Conocemos a unos pocos discípulos amados que con corazones anhelantes pasan agradablemente las horas tediosas mientras preparan canciones para recibirte, ¡oh, Enmanuel! Señor, aumenta el número de aquellos que te buscan y anhelan y oran y esperan, y que vigilan las horas tediosas de la noche en espera de la mañana que traerá tu venida.


Puedes seguirnos en WhatsApp,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos