No olvides compartir ...

Por: Ron Rhodes.*

Este artículo forma parte de la serie ¿Qué dice la Biblia acerca de …?

No. Aunque los Evangelios no hablan directamente de la niñez de Jesús, hay evidencia indirecta, sólida y convincente, de que Jesús nunca viajó a la India durante ese tiempo. Comenzamos por Lucas 2:52, el único versículo en el Nuevo Testamento que resume la vida de Jesús desde la edad de 12 años hasta el momento de Su ministerio: «Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente».

Jesús, por supuesto, era Dios y hombre a la vez. Como Dios, era omnisciente y lo sabía todo; no podía «crecer en sabiduría» desde la perspectiva divina. En Su humanidad, sin embargo, sí creció en sabiduría y es probable que adquiriera conocimiento del mismo modo en que lo hacía la mayoría de los chicos judíos de Su edad: estudiando las Escrituras del Antiguo Testamento. Jesús aparentemente pasó la mayor parte de Su infancia estudiando y meditando las Escrituras del Antiguo Testamento, no paseando de ciudad en ciudad en la India.

Encontramos más evidencia de que Jesús nunca viajó a la India en que era un conocido carpintero de oficio en Su comunidad (Marcos 6:3), hijo de carpintero (Mateo 13:55) (entre los judíos era costumbre que los padres enseñaran a sus hijos un oficio durante la niñez y el padre de Jesús, José, le enseñó a trabajar con la madera). La carpintería tuvo un rol importante en la vida de Jesús hasta el momento de Su ministerio y esto queda en claro a partir del hecho de que algunas de Sus parábolas y enseñanzas tomaban aspectos de Su experiencia como carpintero (por ejemplo, la construcción de una casa sobre la roca y no sobre la arena, en Mateo 7:24-27).

Según los Evangelios, Jesús creció en Nazaret y la gente de Nazaret y los alrededores mostraban conocerle como si hubieran tenido contacto con Él durante mucho tiempo. Leemos que en los inicios de Su ministerio de tres años, Jesús «Fue a Nazaret, donde se había criado, y un sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre. Se levantó para hacer la lectura» (Lucas 4:16, énfasis añadido por el autor). Cuando terminó de leer, «Todos dieron su aprobación, impresionados por las hermosas palabras que salían de su boca. ‘¿No es éste el hijo de José?’, se preguntaban» (Lucas 4:22). Esto implica, claramente, que los que estaban en la sinagoga conocían a Jesús como residente de la localidad. Otro argumento que encontramos es el hecho de que aunque algunos en Nazaret se sorprendían ante las palabras de Jesús en el Templo, hubo quienes se ofendieron porque atraía tanta atención. Parecen haberle tratado con el desdén propio de la familiaridad.

Leemos en Mateo 13:54-57: «Al llegar a su tierra, comenzó a enseñar a la gente en la sinagoga. ¿De dónde sacó este tal sabiduría y tales poderes milagrosos? – decían maravillados. ¿No es acaso el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María; y no son sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están con nosotros todas sus hermanas? ¿Así que de dónde sacó todas estas cosas? Y se escandalizaban a causa de él» (Mateo 13:54-57). Es como si estuvieran pensando: conocemos a Jesús desde que era pequeño y ahora se para delante de nosotros afirmando ser el Mesías. ¡Qué audacia! ¡Qué descaro! No habrían respondido de ese modo si no hubieran estado en contacto frecuente con Él durante mucho tiempo. Entre quienes más se enojaron con Jesús estaban los líderes judíos. Le acusaron de muchas cosas, como romper el descanso del sábado (Mateo 12:1-14), blasfemar (Juan 8:58-59; 10:31-33), y obrar milagros en el poder de Satanás (Mateo 12:24). Pero jamás le acusaron de enseñar o practicar nada que hubiera aprendido en Oriente. Los judíos consideraban que tales enseñanzas y prácticas eran idolatría y hechicería. Si Jesús hubiera ido de veras a India para estudiar con «los grandes Budas», el hecho habría sido un excelente argumento para desacreditarlo y descalificarlo cuando afirmó ser el Mesías judío prometido. Si los líderes judíos hubieran podido acusarle de esto, seguramente lo habrían hecho.

Tomado del libro ¿Qué dice la Biblia acerca de …? de Ron Rhodes Foto de Julian Yu en Unsplash

*El Dr. Ron Rhodes recibió su Th.M. y Th.D. grados en teología sistemática del Seminario Teológico de Dallas, graduándose con honores. Actualmente es el presidente de Reasoning from the Bibles Ministries, una organización de apologética ubicada en Texas. 


Puedes seguirnos en WhatsApp,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos