No olvides compartir ...

Por: John Bunyan

La consideración también de que hemos merecido las aflicciones me silencia en gran medida en cuanto a lo que aún puede sucederme. Pensar que las hemos merecido de Dios, aunque no hemos hecho nada contra los hombres, me hace poner mi mano sobre mi boca y me hace callar. ¿Merecemos corrección? ¡Y nos enojaremos porque somos corregidos! ¿Esto viene para salvarnos? ¡Y nos ofenderemos con la mano que lo trae! Nuestra enfermedad es tan grande que nuestros enemigos la notan.

Hagámosles saber que también tomamos nuestras medicinas pacientemente. Estamos dispuestos a pagar por las medicinas que nos dan para la salud de nuestros cuerpos, sin importar cuán enfermos nos hagan sentir. Y si Dios quiere que paguemos por aquello que mejorará nuestras almas, ¿por qué deberíamos guardar rencor? Aquellos que nos traen estas medicinas tienen poco por sus esfuerzos. Por mi parte, no me comprometería mucho a hacer su trabajo por sus salarios.

Es cierto que los médicos en su mayoría cobran, y los tacaños son demasiado reacios como para desprenderse de su dinero por ellos. Pero cuando la dificultad dice que deben tomar el medicamento o morir: de dos males que desean, eligen el menor.

La aflicción es mejor que el pecado, y si Dios la envía para limpiarnos de este, agradezcámosle, y también conténtense en pagarle al mensajero.


Puedes seguirnos en , Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos