No olvides compartir ...

Por: Octavius Winslow

Hasta ahora no habéis entrado al reposo y a la heredad que os da Jehová vuestro Dios.
DEUTERONOMIO 12:9

Lo siguiente es un pensamiento ricamente instructivo y profundamente santificador: la futuridad del descanso celestial. Cuando se nos dice que todavía no hemos llegado al descanso y a la herencia que el Señor nuestro Dios nos da, se nos recuerda gentilmente que cada uno tiene un campo en la vida que ocupar, una esfera que llenar y una misión que cumplir. La idea de la responsabilidad personal, de la influencia individual y de la acción incansable, se pone inmediatamente en marcha ante la mente. «Todavía no estoy en el cielo, entonces ¿para qué estoy aquí? Seguramente es para un objetivo en armonía con mi ser intelectual y espiritual, y digno de Aquel que todavía me detiene en la tierra. Debe ser que tengo algo que hacer o algo que soportar para Cristo: una parte activa o pasiva que cumplir. Señor, ¿qué quieres que haga o sufra por ti?»

¡Oh, hay una profundidad insondable de sabiduría divina en la disposición que nos mantiene tanto tiempo fuera del cielo! El mundo nos necesita, y nosotros necesitamos al mundo. Nos necesita para que lo iluminemos y lo santifiquemos; lo necesitamos como campo de nuestro conflicto y como escuela de nuestras gracias. Necesitamos el mundo, no como una celda de ermitaño, sino como un vasto teatro, donde ante los ángeles y los hombres nuestro cristianismo se desarrolla en los logros de la oración, en los triunfos de la fe, en los trabajos del amor y en la resistencia del sufrimiento.

*Octavius Winslow (1808-1878): Pastor no conformista; nacido en Londres, Inglaterra, criado en Nueva York, enterrado en el cementerio de Abbey, Bath, Reino Unido. 


Puedes seguirnos en ,Messenger,FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos