No olvides compartir ...

Por: John Piper.

Este artículo forma parte de la serie: Dios es soberano

Ningún poder de Satanás, por grande que sea, es final y decisivo. Sino que, la providencia de Dios es la que ejerce una influencia final y decisiva en todos los actos de Satanás. Esto planteó, entonces, la siguiente pregunta: si Dios gobierna a Satanás tan completamente, ¿por qué no usa Su poder y sabiduría para acabar con Satanás ahora mismo? ¿Por qué no lo arroja de inmediato al lago de fuego, como dice Apocalipsis 20:10? Esta es la pregunta que buscamos responder en este capítulo. La Biblia no responde directamente este cuestionamiento, pero sí da indicios. Así que permíteme aventurarme a dar cuatro respuestas para que las pongas a prueba tú mismo. Aunque estas sugerencias no se dan en las Escrituras como respuestas explícitas a nuestra pregunta, creo que pueden dar una respuesta parcial.

Cuatro respuestas indirectas de las Escrituras

Resumiré el porqué Dios permite que Satanás siga viviendo y trabajando, con la afirmación de que Dios quiere derrotar a Satanás no con un golpe inicial de poder, sino a través de cuatro procesos:

Está derrotando a Satanás al mostrar.

Está derrotando a Satanás con el sufrimiento.

Está derrotando a Satanás mediante Satanás.

Está derrotando a Satanás con el saborear.

1. DIOS ESTÁ DERROTANDO A SATANÁS AL MOSTRAR MÁS DE SUS PROPIOS ATRIBUTOS.

Consideremos la lamentable condición de la mujer en Lucas 13:10-17, que “estaba encorvada, y de ninguna manera se podía enderezar” durante dieciocho años (Lc 13:11). Lucas nos dice más específicamente que “Satanás [la] ha tenido atada durante dieciocho largos años” (Lc 13:16). Jesús la sanará completamente, lo que significa que Dios podría haberla sanado en cualquier momento durante esos dieciocho dolorosos años. Él es lo suficientemente poderoso y compasivo como para hacerlo en cualquier momento. Pero en lugar de eso, permitió que Satanás hiciera estragos en el cuerpo de esta mujer durante dieciocho años.

El resultado de su sanidad fue que los “adversarios [de Jesús] se avergonzaban, pero toda la multitud se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por Él” (Lc 13:17). No sabemos por qué Dios permitió que esta mujer soportara las “ataduras” de Satanás durante dieciocho años. Pero lo que sí sabemos es esto: Jesús derrotó a Satanás al exponer la hipocresía de Sus adversarios y al mostrar Su compasión, autoridad y poder, de modo que la gente se regocijó por Sus gloriosas obras.

Me parece, pues, que este incidente deja entrever el propósito más amplio de Dios con respecto al momento de derrotar a Satanás. De esta historia, podemos inferir que parte del propósito de Dios es, mostrar más aspectos de la gloria de Cristo mediante las múltiples demostraciones de Su superioridad sobre Satanás, que las que se mostrarían si hubiera eliminado a Satanás por completo en algún momento anterior de la historia redentora. Creo que este mismo punto podría hacerse en relación con cada una de las diez formas mostradas en el capítulo anterior en que Dios es superior a Satanás.


Puedes seguirnos en , Messenger, FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos