No olvides compartir ...

Por: Thomas Watson

Lucas 18:1 También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

Cuando oramos a nuestro Padre, nada puede bloquearnos el cielo. En fe, aunque puede que todavía no tengamos aquello por lo que oramos, creemos que Dios lo concederá y estamos dispuestos a esperar por su bendición.

Si no tenemos una respuesta, podemos continuar llamando, sabiendo que la respuesta vendrá. Un creyente deja puesta la red de la oración hasta que viene la misericordia. La paciencia en la oración no es nada más que otra cara de la fe. Dios está dispuesto a escuchar nuestras oraciones y a concederlas. Puede escuchar oraciones aunque no conteste de forma inmediata. Cuando nos da corazones para orar e inflama los afectos en oración, esto, en sí mismo, es una respuesta a la oración.

Piensa también que no oramos solos. Cristo ora nuestras oraciones de nuevo. Él elimina las impurezas de nuestras oraciones y presenta a su Padre solo oro puro. Él mezcla sus dulces aromas con las oraciones de los santos. Piensa en la dignidad de su persona. Él es Dios. Piensa en la dulzura de su relación. Él es Hijo. ¡Qué gran aliento nos da esto para orar en fe!

Piensa también en las muchas promesas dulces que Dios ha hecho con respecto a la oración. Dios se ha comprometido con nosotros por sus promesas. Considera que Jesucristo ha obtenido aquello por lo que oramos. Puede que pensemos que las cosas por las que oramos son demasiado grandes como para obtenerlas, pero no son demasiado grandes para que las obtenga Cristo. Esto debería poner vida en nuestras oraciones, haciéndonos orar en fe. Aunque las cosas que pedimos son más de lo que merecemos, no son más de lo que Cristo obtuvo por nosotros.

Piensa también que Dios, con frecuencia, supera las oraciones de su pueblo y da más de lo que pedimos. Jacob oró por comida y vestido, pero Dios aumentó su gente hasta formar dos compañías. La oración abrió las puertas de las prisiones. Ha desbaratado los planes del enemigo, y hecho retroceder sus fuerzas. La oración de Moisés hizo más que la espada de Josué. ¿No te motiva esto a orar con fe?

*Thomas Watson. Predicador Puritano inglés, del que se ignora su genealogía y la fecha de su nacimiento. Estudió con ahínco en el Emmanuel College de la Universidad de Cambridge, llamada la “Escuela de los Santos”, porque allí recibió su educación universitaria un número elevado de los llamados Puritanos, o teólogos evangélicos reformados del siglo XVII


Puedes seguirnos en ,Messenger,FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos