No olvides compartir ...

En un reciente episodio de «Ask Pastor John» del pasado lunes, se consultó a John Piper, un renombrado teólogo y escritor, sobre su opinión en relación a la bendición de relaciones entre personas del mismo sexo.

Piper, quien es rector del Bethlehem College and Seminary en Minneapolis, Minnesota, y ha sido pastor de la Iglesia Bautista Bethlehem durante 33 años, abordó el tema en medio de posturas divergentes.

Por un lado, la decisión del papa Francisco de permitir que sacerdotes bendigan a parejas del mismo sexo, siempre y cuando no se apruebe la relación sexual en sí.

Por otro lado, los comentarios del presidente de Burundi, Évariste Ndayishimiye, proponiendo la lapidación de homosexuales según la ley del Antiguo Testamento.

Piper destacó que, si bien la Biblia insta a los creyentes a «bendecir» a quienes les adversan, ninguna de estas instancias implica una celebración oficial o no oficial de personas que están en pecado.

«Los mandamientos bíblicos de bendecir a nuestros adversarios, a nuestros oponentes, a nuestros enemigos no son un mandamiento de celebrar un servicio en el que se extiende una mano de bendición sobre aquellos que están celebrando comportamientos que conducen a su propia destrucción y que Dios llama una abominación», continuó Piper.

Piper alertó a los católicos sobre el papa Francisco, indicando que ha adoptado creencias no alineadas con la Biblia en otros aspectos además de este, mencionando un incidente en el que el pontífice pareció sugerir que un padre ateo podría estar en el cielo.

«Ahora, eso es muy contrario a lo que la Iglesia Católica Romana y todas las demás iglesias cristianas han enseñado», dijo.

«Así que, por supuesto, bendigamos a los que nos maldicen, pero no extendamos una bendición sobre una unión entre personas del mismo sexo», añadió.

Y continuó diciendo: «Creo que el Nuevo Testamento nos aleja del tipo de bendición que el Papa está respaldando y nos aleja del gobierno de la mafia o de la pena capital oficial que el presidente de Burundi está respaldando».

«En otras palabras, el Nuevo Testamento nos está alejando de esos dos pasos. Y creo que el Nuevo Testamento también da a los cristianos otra forma de desaprobar y otra forma de amar a aquellos que pensamos que están caminando en comportamientos que son en última instancia y eternamente destructivos».

Piper mencionó que las conductas que en el Antiguo Testamento conllevaban la pena de muerte, en el Nuevo Testamento resultan en la exclusión de la comunidad de fe o la excomunión.

«Cuando el Nuevo Testamento se trata de la inmoralidad como el adulterio o el incesto (que habría sido un crimen capital bajo el antiguo pacto) ese pecado supone… excomulgar al pecador de la iglesia, no ejecutar al pecador», finalizó.


Puedes seguirnos en , Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos