No olvides compartir ...

Por: A. W. Pink

¡Qué anomalía! ¡Durmiendo al borde de la eternidad! Un cristiano es alguien que, en contraste con el no regenerado, ha sido despertado del sueño de la muerte en delitos y pecados, y ha sido hecho capaz de comprender el horror inexplicable de las miserias eternas del infierno, y el gozo inefable de la bendición eterna en el cielo, y, por lo tanto, ha sido llevado a reconocer la seriedad y la solemnidad de la vida. Un cristiano es alguien a quien se le ha sido enseñado experimentalmente la vanidad de todas las cosas mundanas, y la hermosura de las cosas divinas. Él ha dejado la Feria de las vanidades, y ha emprendido su viaje a la Ciudad celestial.

Se le ha otorgado una vida nueva y se le ha suplido de los incentivos más poderosos para poder proseguir a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Sin embargo, tristemente es posible que recaiga, que su celo [decaiga], que sus gracias languidezcan, que deje su primer amor, y cansarse de hacer el bien. Sí, si no vela, entonces la somnolencia se apoderará de él y se quedará dormido. Las corrupciones todavía morar en le, y el pecado tiene un efecto estupefaciente. Satanás busca devorarlo, y a menos que lo resista continuamente lo hipnotizará. De tal manera que la amenaza de «la enfermedad de quedarse dormido» ciertamente es real.

¡Oh, santos somnolientos! ¡qué incongruencia! Descansando mientras están en peligro. Flojeando en vez de pelear la buena batalla de la fe. Desperdiciando las oportunidades para servir al Salvador, en vez de redimir el tiempo, oxidándose en vez de desgastarse en el servicio al Señor. A nosotros nos parece asombroso y horripilante que Nerón regocijándose cuando Roma estaba incendiándose, pero es más impresionante y reprensible el cristiano descuidado que se ha apartado de su Dios, hechizado por un mundo que está condenado a la destrucción eterna. Tal travesía y tragedia está lejos de ser excepcional. Tanto la observación y la enseñanza de la Escritura muestran que tal cosa es algo común. Los pasajes siguientes muestran que el pueblo de Dios debe vencer:

«es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos» (Romanos 13:11).

«Velad debidamente, y no pequéis» (1 Corintios 15:34)

«Despiértate, tú que duermes» (Efesios 5:14)

Cada uno de los mandamientos anteriores es dado a los santos. De la misma manea es la siguiente exhortación:

Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. (1 Tesalonicenses 5:5–6)

Tomado de «Cristianismo práctico» de A. W. Pink. 

*A.W. PinkFue un teólogo, evangelista, predicador, misionero, escritor y erudito bíblico inglés, conocido por su firme postura calvinista y su gusto por las enseñanzas de las doctrinas puritanas


Puedes seguirnos en  ,Messenger,FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
Un comentario en «Un llamado de atención a los cristianos tibios – A.W. Pink»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos