No olvides compartir ...

Por: Robert Parker

Esta oración forma parte de la serie: Orando con los puritanos

Oh, Señor, enséñame a orar, para que pueda invocar tu nombre. Prepara mi corazón para pedir y misericordiosamente abre tus oídos para escucharme.

Señor Dios Todopoderoso y eterno, eres el Creador y quien conserva constantemente todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra. Por tu gentil providencia, en el principio fui formado temerosa y maravillosamente, e incluso hasta ahora me guardas y me preservas.

Soy la obra de tus manos, y deseo humillar tanto mi alma como mi cuerpo ante tu majestad celestial.

Así que aquí, en tu presencia, Señor, declaro mi propia indignidad para presentarme ante ti, para invocarte o siquiera para realizar la menor de las tareas relacionada con tu adoración y gloria.

Ya que mi corazón está contaminado e inmundo, te ruego que seas amable conmigo, por amor de Jesucristo, tu Hijo. Por amor a su promesa, su verdad y su misericordia, ten piedad de mí.

Perdona y absuelve todos los pecados, iniquidades y delitos que he cometido contra ti, ya sea de palabra o de obra. Amén.



No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos