No olvides compartir ...

Por: Jonathan Edwards

Este artículo forma parte de la serie: La negligencia de los hipócritas

Porque ¿cuál es la esperanza del impío, por mucho que hubiere robado, Cuando Dios le quitare la vida? ¿Oirá Dios su clamor Cuando la tribulación viniere sobre él? ¿Se deleitará en el Omnipotente? ¿Invocará a Dios en todo tiempo? Job 27:8-10

¿De quién se habla específicamente aquí? «del hipócrita» – como se puede ver si se consideran los dos versículos anteriores [Job 27:8-9]: «Porque ¿qué esperanza habrá para el hipócrita, cuando su vida sea cortada, cuando Dios arranque su alma? ¿Oirá Dios su clamor cuando le sobrevenga la angustia?». Los tres amigos de Job, en los discursos que le dirigieron, insistieron mucho en esto (es decir, en que él [Job] era un hipócrita). Pero Job, en este capítulo, afirma su sinceridad e integridad; y muestra cómo su comportamiento había sido distinto del de un hipócrita. En particular, declara su firme e inamovible resolución de perseverar y aguantar en los caminos de la religión y la justicia hasta el final (como se puede ver en los seis primeros versículos).

En el texto, muestra cuán contrario a esta firmeza y perseverancia es el carácter del hipócrita, que no suele permanecer así en la religión. Podemos ver cuál es el deber de la religión, con respecto al cual, en el texto, se caracteriza al hipócrita; y el deber es este: orar o invocar a Dios. Aquí se supone algo del hipócrita en relación con este deber, a saber:  que puede continuar en él por un tiempo; puede invocar a Dios por un tiempo.

Se afirma algo, a saber: que no es costumbre de los hipócritas continuar siempre en este deber. ¿Invocará siempre a Dios? Está puesto en forma interrogativa [o como una pregunta retórica], pero las palabras tienen la fuerza de una fuerte negación, o una afirmación de que, por mucho tiempo que el hipócrita invoque a Dios, no siempre continuará en esta práctica. Por mucho tiempo que el hipócrita cumpla con el deber de orar, después de un tiempo, en su mayoría, deja de lado la oración.

*Jonathan Edwards (1703 – 1758). Predicador norteamericano congregacionalista, usado por el Señor en el Gran Despertar ; nacido en East Windsor, Condado de Connecticut, puedes leer más de su biografía en este enlace.


Puedes seguirnos en ,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos