No olvides compartir ...

Por: Octavius Winslow

Vete y no peques más. JUAN 8:11

Vean cómo Cristo manifiesta Su aborrecimiento al pecado mientras lanza Su escudo de misericordia alrededor del pecador. El Señor no justifica la transgresión del pecador, aunque justifica la persona del pecador. En el gran asunto de la salvación, la justificación y la santificación, el perdón y la santidad, están esencial e inseparablemente unidos.

Cuando el Señor Jesús despide a un pecador con un sentido de absolución en su conciencia, siempre va acompañado de la más conmovedora de todas las exhortaciones: «No peques más». Y cuando sale de la presencia de Jesús, perdonado, justificado y salvado, las tiernas palabras del Salvador, que subyugan el alma, parecen vibrar en su oído a cada paso de su camino. Ve, admira y publica la gloria de esa gracia que ha hecho cosas tan grandes por ti. Ve, difunde Su fama y con tu último aliento haz hincapié en Su nombre, quien, cuando el pecado y Satanás y la conciencia te acusaron, y te hubieran consignado a la aflicción eterna, entonces apareció tu Amigo, tu Abogado y tu Salvador. Ve y cuando te sientas tentado a herir de nuevo el pecho que te cobijó, acuérdate de mí; desde Getsemaní, desde el Calvario y desde el lugar sagrado donde te hablé, no te condeno. «Ve y no peques más».


Puedes seguirnos en ,Messenger,Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos