No olvides compartir ...

Por: Billy Graham

Aunque los ángeles pueden hacerse visibles cuando lo desean, nuestros ojos no están hechos para verlos normalmente, más de lo que somos capaces de ver las dimensiones de un campo nuclear, la estructura de los átomos, o la electricidad que fluye a través de cables de cobre. Nuestra capacidad de sentir la realidad es limitada: El ciervo del bosque sobrepasa ampliamente nuestra capacidad humana en su agudeza del sentido del olfato. Los murciélagos poseen un sistema de radar incorporado extraordinariamente sensible. Algunos animales pueden ver cosas en la oscuridad que escapan a nuestra atención. Las golondrinas y los gansos poseen sofisticados sistemas de orientación que parecen rayar en lo sobrenatural. Entonces, ¿por qué debemos pensar que sería extraño que los humanos no seamos capaces de percibir las evidencias de la presencia angélica?

Cita tomada del libro «Los ángeles» de David Jeremiah


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos