No olvides compartir ...

Por: Charles Spurgeon

Los exhorto a cultivar el hábito de orar con brevedad durante todo el día. Ya les he comentado anteriormente acerca del puritano que, en un debate, fue visto tomando notas, y cuando fueron examinadas posteriormente, se descubrió que no había nada en el papel, excepto estas palabras: “¡Más luz, Señor! ¡Más luz, Señor! ¡Más luz, Señor!” Necesitaba luz sobre el tema bajo discusión, y, por tanto, se la pedía al Señor, y esa es la manera de orar.

Tú puedes orar durante el día: “Señor, dame más gracia. Señor, sujeta mi temperamento. ¡Dime, oh Dios mío, qué he de hacer en este caso! Señor, dirígeme. Señor, sálvame.” Oren de esta manera, y estarán imitando el buen ejemplo de brevedad en la oración que nuestro texto coloca ante ustedes.


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
Un comentario en «El hábito de la oración breve – Charles Spurgeon»
  1. Amén. Por la dinámica de hoy en día es necesario hacer oraciones breves, hechas durante todo el día , por lapsos… Yo confío que ahí está el Señor, en el autobús, en medio de la multitud, en todas partes, hasta que logremos estar en un lugar mas intimo en su presencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos