No olvides compartir ...

Por: Charles Stanley

«Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad». JUAN 16.13

Cuando ora con respecto a cierto asunto, ¿le vienen a la mente emociones o fracasos en particular? Si es así, el Espíritu Santo puede estar haciendo que afloren para que atienda a ellos.

Por ejemplo, si trata de orar por una persona, pero más bien empieza a destrozar mentalmente al individuo, es probable que el Padre esté revelándole su envidia o falta de perdón. Llévele al Señor sus sentimientos de enojo y envidia.

O tal vez al interceder por otro de repente le asaltan pensamientos de lujuria. Dios no lo está tentando, sino revelándole el pecado oculto en su corazón a fin de que pueda arrepentirse.

Puede ser incluso que al estar orando acerca de un reto, el Padre repetidas veces le recuerda un incidente de su niñez. No es una equivocación, sino que está revelándole una verdad. No lo ignore, más bien pregúntele qué significa.

El Señor desea sanarle hasta lo más íntimo de su ser, incluso en los lugares que ha olvidado que existen. Así que escúchelo y ocúpese de cualquier cosa que aflore, confiando en que Él le está llevando a la libertad.

Señor, me arrepiento de mis pecados ocultos. Gracias por hacer que tales asuntos afloren y librarme de ellos. Amén.


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos