No olvides compartir ...

Por: Max Lucado

Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. 2 Corintios 12.9

Hay ciertas montañas que solo Dios puede escalar.

No es que no debas intentarlo, sino sencillamente que no puedes.

Si la palabra Salvador aparece en tu descripción de trabajo, es porque tú la pusiste allí. Tu función es ayudar al mundo, no salvarlo. El Monte Mesías es una montaña para la que no fuiste creado para escalar.

Ni lo es el Monte Autosuficiente. No estás capacitado para gobernar al mundo, ni para sostenerlo. Algunos piensan que pueden. Se valen por sí mismo. No doblas tus rodillas, solo te enrollas las mangas y das inicio a otro día de trabajo de doce horas… que puede ser suficiente cuando se trata de ganarse uno la vida o crear una empresa. Pero cuando te enfrentas a tu propia tumba o a tu propia culpa, tu poder no bastará.

La Gran Casa de Dios



No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos