No olvides compartir ...

Por: John Piper.

Este artículo forma parte de la serie: Dios es soberano

La providencia sobre el poder de Satanás para cegar las mentes

La derrota final de Satanás consistirá en ser arrojado al lago de fuego, donde sufrirá para siempre. Apocalipsis 20:10 dice: “Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta. Y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”. El objetivo de Satanás es llevar allí a tantos como pueda. Para ello debe mantener a la gente ciega al evangelio de Jesucristo, porque el evangelio “es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree” (Ro 1:16). Nadie que sea justificado por la sangre de Cristo va al infierno. “Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por Su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de Él” (Ro 5:9). Solo aquellos que no aceptan la obra sustitutiva de Cristo que aparta la ira de Dios de sobre ellos, sufrirán la ira de Dios.

Por lo tanto, Pablo dice en 2 Corintios 4:4 lo siguiente: “en los cuales el dios de este mundo [Satanás] ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios”. Esta ceguera es el arma más mortífera en el arsenal de Satanás. Si tiene éxito con una persona, el sufrimiento de esa persona será interminable.

Pero en este punto tan crucial, Satanás no es soberano; Dios sí lo es. ¡Oh, qué agradecidos deberíamos estar! Dos versículos más adelante, en 2 Corintios 4:6, Pablo describe el poder de Dios que quita la ceguera frente al poder de Satanás. “Pues Dios, que dijo: ‘De las tinieblas resplandecerá la luz’, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo”. La comparación es entre la luz creada por Dios al principio del mundo y la luz creada por Dios en el oscuro corazón humano. Con total soberanía, Dios dijo al principio del mundo y al principio de nuestra nueva vida en Cristo: “Sea la luz”. Y hubo luz. Satanás tiene el poder de cegar los corazones al evangelio. Pero ese poder es limitado, porque Dios puede superarlo a favor de quien Él quiera.


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
Un comentario en «Dios es soberano, el diablo no lo es (3/4) – John Piper»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos