No olvides compartir ...

Por: Teología Sana.

En un reciente video viral en redes sociales, se ha compartido un fragmento de un episodio de «Caso cerrado», el famoso programa conducido por la Dra. Ana María Polo. En el clip, se observa cómo un hombre intenta regalarle una Biblia a la Dra. Polo, quien rechaza el obsequio con contundencia.

La Dra. Ana María Polo, reconocida abogada y presentadora de televisión, conocida por su participación en «Caso cerrado», respondió al gesto del hombre con las palabras: “A mí no me hace falta que usted me regale la Biblia. No se acerque para darme lo que a mí no me hace falta”. Esta declaración ha generado un debate entre los seguidores del programa y en las redes sociales.

De igual modo, se puede ver en el video, que el hombre que estaba siendo acusado dijo que él estaba allí con la protección de Dios, a lo que la doctora Polo dijo de modo tajante que en “esta corte no hay Dios”, haciendo referencia a su programa.

El programa «Caso cerrado», en el que Polo aseguró lo anterior, se trataba sobre un joven gay a la cual la Dra. Polo animó a seguir con su estilo de vida y asegurándole que Dios lo había creado así y que Dios nunca lo juzgaría popr ser homosexual.

Este inesperado momento en el programa ha despertado la curiosidad de la audiencia y ha generado discusiones sobre la libertad de expresión y las creencias personales. La Dra. Ana María Polo, conocida por su firmeza en el manejo de conflictos legales en televisión, continúa siendo un personaje controvertido y abiertamente contraria a la fe bíblica


Puedes seguirnos en , Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
3 comentarios en «Ana María Polo asegura que no necesita la Biblia y que Dios a ama a los homosexuales (+ VIDEO)»
  1. Q Dios tenga misericordia de ella y de su falsa justicia, q como dice la palabra de Dios nuestra justicia es como trapo de inmundicia, y ese rechazo rotundo a la palabra de Dios, mucho orgullo, Dios no le pasa la mano al pecado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos