No olvides compartir ...

Por: Charles Spurgeon

Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. JUAN 13:13–14

Al tomar el cuenco, la jarra y la toalla para lavar los pies de sus discípulos, puedes ver la humildad de su disposición. Y enseguida, después de esto, lo ves entregándose a sí mismo, su cuerpo, su alma y su espíritu para servirnos. Y qué si digo que incluso en este mismo momento, como el Hijo del hombre en el cielo, él sigue haciendo una especie de servicio para su pueblo.

Por amor a Sión él no guarda silencio y por amor a Jerusalén él no descansa, sino que sigue  intercediendo por aquellos cuyos nombres lleva en su corazón. Escuchen, pues, todos ustedes, y que todo el que lo escuche aclame ese hecho misericordioso. Sean santos o pecadores, ya salvos o sedientos del conocimiento de la salvación, debe aceptarse la idea de que la encomienda de Cristo no era engrandecerse a sí mismo sino beneficiarnos a nosotros. Él no vino a ser servido, sino a servir.

¿No te viene esto bien a ti, pobre pecador, tú que nunca le serviste, tú que no podrías, como estás, ministrarle a él? Bueno, él no vino a buscar tu servicio, él vino a dar sus servicios, no para que primero tú le muestres honor, sino para mostrarte misericordia. ¡Lo necesitas tanto! Y ya que él no ha venido a buscar tesoros, sino a conceder riquezas inescrutables, no para buscar muestras de salud, sino ejemplos de enfermedad sobre los cuales el arte sanadora de su gracia pueda operar, de seguro hay esperanza para ti.


Puedes seguirnos en , Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos