No olvides compartir ...

Este artículo pertenece a la serie: Bautismo de infantes

«Los hijos de los creyentes, los verdaderos hijos del fiel Abraham, siempre estuvieron bajo el pacto del evangelio. Estaban incluidos en él, tenían derecho a él y a su sello; como herederos infantiles tienen derecho a su patrimonio, aunque todavía no pueden tener posesión real.

El pacto con Abraham fue un pacto del evangelio; la condición es la misma, a saber, la fe, que según el Apóstol le fue «considerada por justicia». El fruto inseparable de esta fe fue la obediencia; porque por la fe salió de su tierra y ofreció a su hijo. Los beneficios fueron los mismos; porque Dios prometió “Yo seré tu Dios, y el Dios de tu descendencia después de ti”; y no puede prometer más a ninguna criatura; porque esto incluye todas las bendiciones, temporales y eternas. El Mediador es el mismo; porque fue en su Simiente, es decir, en Cristo, (Génesis 22:18; Gálatas 3:16) que todas las naciones serían bendecidas; por lo cual el Apóstol dice: “El evangelio fue predicado a Abraham”. (Gálatas 3:8.)

Ahora, la misma promesa que se le hizo a él, el mismo pacto que se hizo con él, se hizo “con sus hijos después de él”. (Génesis 17:7; Gálatas 3:7.) Y por eso se le llama “un pacto eterno”. En este pacto los niños también estaban obligados a lo que no conocían, a la misma fe y obediencia que Abraham. Y así siguen siendo; ya que todavía tienen el mismo derecho a todos los beneficios y promesas del mismo.

~John Wesley , de su «Exposición sobre el Bautismo», Nov. 11, 1756


Puedes seguirnos en WhatsApp, Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos