No olvides compartir ...

El término espíritu de enfermedad aparece en Lucas 13:11 específicamente en la KJV. Aquí una mujer que había estado lisiada durante dieciocho años es sanada por Jesús en el día de reposo. Lucas dice que ella tiene un “espíritu de enfermedad” o un “espíritu incapacitante” (NVI) o una “enfermedad causada por un espíritu” (LBLA) o está “paralizada por un espíritu” (NVI). En pocas palabras, este “espíritu de enfermedad” es un demonio que causó que la mujer quedara lisiada durante dieciocho años.

La Biblia es clara en cuanto a que la guerra espiritual existe. Efesios 6:12 dice: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”. Y, según Lucas 13, queda claro que los espíritus malignos a veces pueden causar enfermedades físicas. Sin embargo, no está claro que existan espíritus específicos cuya “especialidad” sean cosas como la enfermedad, la pobreza o la ira. La referencia de Lucas al “espíritu de enfermedad” indica que, al menos en ese caso, a un demonio se le había concedido poder para infligir una discapacidad. Extrapolar una doctrina que categoriza a los demonios según las aflicciones que causan va más allá de lo que enseña la Biblia.

Debemos tener cuidado de no enfatizar demasiado el poder de los demonios. Muchas dolencias humanas son causadas simplemente por vivir en un mundo caído, y hay muchos casos en el evangelio de Lucas de personas que fueron sanadas de enfermedades sin mencionar una causa demoníaca. En Lucas 13 , Jesús habla específicamente de que Satanás había atado a esta mujer (versículo 16). Pero, en muchos otros casos de curación, Él simplemente sana sin mencionar los espíritus malignos involucrados.

Hoy en día, hay algunas personas que se refieren a los “espíritus de enfermedad” como la causa de las enfermedades. O pueden hablar de “espíritus de” emociones o pecados particulares, como la ira o la lujuria. Ciertamente, Satanás y sus demonios pueden atacar nuestros cuerpos, emociones y patrones de pensamiento. Pero no podemos culpar a la influencia de Satanás de cada enfermedad, de cada emoción difícil o de cada pecado. Hay una variedad de razones por las que una persona puede estar luchando con tales cosas.

No importa la causa específica de una enfermedad, podemos llevar el problema a Dios en oración. Santiago 4:7–8 habla de resistir al diablo y someterse a Dios. La oración es una manera de hacer esto. Santiago 5:16 dice que debemos confesar nuestros pecados unos a otros para poder orar por sanidad.

Lo más importante a observar en Lucas 13:10-17 es el poder y la compasión de Jesús. En un instante, superó la discapacidad con la que esta mujer había estado luchando durante dieciocho años. La sanó en sábado, ante la indignación de los fariseos. Él respondió a su necesidad con compasión, llamando a la mujer “hija de Abraham” (versículo 16) y resaltando cuánto la amaba Dios y estaba dispuesto a liberarla.

Publicado originalmente en inglés aquí. Traducido por Teología Sana


Puedes seguirnos en , Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos