No olvides compartir ...

Por: John Piper.

Este artículo forma parte de la serie: Dios es soberano

La providencia sobre el uso que Satanás hace de los animales y las plantas

Las imágenes de Satanás como “león rugiente” en 1 Pedro 5:8, como “gran dragón” en Apocalipsis 12:9 y como la serpiente antigua en Génesis 3 nos dejan saber que en su labor destructiva, Satanás puede emplear, y sin duda lo hace, animales y plantas, desde los leones en el Coliseo, pasando por la mosca negra que causa oncocercosis, las aves que portan el virus de la influenza aviar, el pitbull que ataca a un niño, hasta la bacteria en tu vientre que los doctores Barry Marshall y Robin Warren descubrieron que causa úlceras (ganando para ellos el Premio Nobel de Medicina). Si Satanás puede matar y puede causar enfermedades, sin duda tiene a su disposición muchas plantas y animales —tanto grandes como microscópicos— para fabricar sus armas.

Pero él no puede obligarles a hacer lo que Dios les prohíbe. Esto lo vimos con cierto detalle en el capítulo anterior. Así que aquí solo bastará un párrafo de resumen. Desde el gigantesco Leviatán que Dios hizo para que jugara en el mar (Sal 104:26) hasta los diminutos piojos que envió sobre la tierra de Egipto (Ex 8:16-17), Dios gobierna el mundo de los animales y las plantas.

Las demostraciones más vívidas del control de Dios sobre los animales y las plantas se encuentran en el libro de Jonás. “El SEÑOR dispuso un gran pez que se tragara a Jonás” (Jon 1:17). Y el pez hizo exactamente lo que se le había asignado. “Entonces el SEÑOR dio orden al pez, y este vomitó a Jonás en tierra firme” (Jon 2:10). “Y el SEÑOR Dios dispuso que una planta creciera sobre Jonás” (Jon 4:6). “Pero al rayar el alba del día siguiente Dios dispuso que un gusano atacara la planta, y esta se secó” (Jon 4:7). El pez, la planta, el gusano —todos designados, todos obedientes—. Satanás puede intervenir aquí, pero no es una intervención decisiva. Satanás no es soberano sobre las plantas y los animales. La providencia de Dios tiene la última palabra.


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos