No olvides compartir ...

Por: Thomas Watson

Mateo 13:43 Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.

¿Cuáles son algunas de las bendiciones de tener a Dios como Padre en los cielos?

En primer lugar, todas las promesas de la Biblia nos pertenecen. El impío solo puede reclamar las maldiciones, pero las promesas de Dios son el pan de los hijos y el apoyo de su fe. Son un decreto sellado por Dios y un cordial para el cristiano. Son muchos los consuelos que pueden extraerse de las promesas. Como si fueran un jardín de árboles frutales, un hijo de Dios puede acudir a cualquier promesa y sacar consuelo de ella, porque sus hijos son herederos de las promesas.

En segundo lugar, somos vencedores. Aunque algunas veces seamos engañados y perdamos alguna batalla, no perderemos la victoria. El mundo ofrece provecho y placer, y muchos son vencidos por él, pero los hijos de Dios tienen una fe que vence al mundo (1 Juan 5:4).

En tercer lugar, Dios nos envía señales de su amor de vez en cuando. Si nos encontramos con un trato áspero de este mundo poco amable, Dios enviará promesas de su amor para motivarnos. ¿Cuáles son estas señales? Respuestas a las oraciones, ensanchamiento de nuestros corazones en el deber y las primicias de su Espíritu. Estas son señales de su amor.

En cuarto lugar, él nos consentirá y nos perdonará. Él no nos castiga como podría hacerlo (Salmos 103:10). Con frecuencia hacemos cosas que ameritan su ira y contristan al Espíritu de Dios, pero Dios pasa por alto muchas de ellas y nos perdona. Él no escatimó a su Hijo natural, y, sin embargo, lo hace con sus hijos adoptivos (ver Romanos 8:32).

En quinto lugar, Él nos honrará en el último día. En este mundo con frecuencia se nos difama y tergiversa. Si Satanás no puede corromper a los hijos de Dios, los hará caer en desgracia. Dios un día declarará su inocencia y echará atrás los reproches, haciendo que sus nombres brillen. Cada oración, cada servicio, cada obra de amor será declarada abiertamente ante los hombres y los ángeles (Mateo 25:35-36).

*Thomas Watson. Predicador Puritano inglés, del que se ignora su genealogía y la fecha de su nacimiento. Estudió con ahínco en el Emmanuel College de la Universidad de Cambridge, llamada la “Escuela de los Santos”, porque allí recibió su educación universitaria un número elevado de los llamados Puritanos, o teólogos evangélicos reformados del siglo XVII


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos