No olvides compartir ...

Por: E.M. Bounds

Este artículo forma parte de la serie «120 meditaciones de E.M. Bounds»

«Estos confían en carros de guerra, aquellos confían en sus corceles, pero nosotros confiamos en el nombre del Señor nuestro Dios.» – Salmo 20:7

Estamos en el tiempo en que la iglesia tiene grandes riquezas y maravillosos recursos materiales. Pero infortunadamente la abundancia y la prosperidad son enemigos y un severo estorbo para las fuerzas espirituales. Es una ley invariable que la presencia de fuerzas materiales potentes y atractivas crean confianza en ellas, y por la misma inevitable ley crean desconfianza en las fuerzas espirituales del evangelio.

Las fuerzas espirituales y las materiales son dos amos que no admiten que se les sirva a los dos al mismo tiempo. Porque justamente en la medida que fijamos la mente en el uno nos alejamos del otro. Los días de gran prosperidad financiera en la iglesia no han sido los días de gran prosperidad espiritual.

Reflexión: ¿Cómo lo han influenciado a usted los recursos materiales, incluyendo el dinero? ¿Qué puede hacer para asegurarse de que pone la confianza en Dios y no en las cosas materiales?

*E.M.Bounds. (Estados Unidos- 1835). Fue un hombre escondido con Dios y por Dios en oración. Escritor de peso y agudo pensador, sus escritos sobre la oración han sido obras clásicas durante más de un siglo. Lee su biografía HACIENDO CLIC AQUÍ


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos