No olvides compartir ...

El desánimo nos invade cuando tratamos de llevar nuestra carga solos; sin embargo, la ayuda que necesitamos está a solo una oración de distancia.

Leer Colosenses 4.2-6

El Señor Jesús se apartaba a menudo para pasar momentos de quietud con su Padre. Si el Hijo de Dios necesitaba tiempo para la oración, entonces seguramente nosotros tampoco podemos vivir sin ella. Ayer vimos que quienes “lo hacen solos” se cansan por llevar cargas innecesarias. Ahora veamos los resultados de llevar ese peso extra a lo largo de la vida.

Cuando estamos agotados espiritual, emocional o físicamente, somos susceptibles al desánimo. La pérdida de confianza es seguida pronto por la duda. Un creyente inmerso en la oración y la lectura de las Sagradas Escrituras encontrará seguridad en el poder y la presencia de Dios. A Josué se le exhortó a meditar en la Ley, porque su éxito dependía de obedecer la voluntad del Padre celestial (Jos 1.8, 9). Mantener al Señor en el centro de nuestra atención, junto con la lectura diaria de la Biblia y la oración, genera confianza. Pero alguien que cuestiona la fidelidad de Dios buscará refugio en todas partes, menos en esas disciplinas.

Si bien, dejar de orar nos hace hundirnos, el daño puede revertirse en cualquier momento. Es simple: confiese al Señor que ha dejado de orar, y luego haga de pasar tiempo cada día con Él una prioridad. En esos momentos de comunión, Él aligerará sus cargas, le animará y llenará de confianza. 


Puedes seguirnos en WhatsApp, Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos