No olvides compartir ...

LO QUE DIJO MARTÍN LUTERO (1483-1546) Monje, Teólogo y reformador de la iglesia en Alemania y como consecuencia en toda Europa.

Cristo, nuestro Salvador, fue el fruto real y natural del vientre virginal de María. . . Esto fue sin la cooperación de un hombre, y ella permaneció virgen después de eso. [4]

Cristo. . . era el único Hijo de María, y la Virgen María no tuvo hijos fuera de Él. . . Me inclino a estar de acuerdo con aquellos que declaran que «hermanos» realmente significa «primos» aquí, porque las Sagradas Escrituras y los judíos siempre llaman hermanos a los primos. [5]

Está circulando una nueva mentira sobre mí. Se supone que he predicado y escrito que María, la madre de Dios, no era virgen ni antes ni después del nacimiento de Cristo. [6]

La Escritura no dice ni indica que más tarde perdió su virginidad. ..Cuando Mateo [1:25] dice que José no conoció a María carnalmente hasta que ella dio a luz a su hijo, no se sigue que la conoció posteriormente; al contrario, significa que nunca la conoció. . . Este balbuceo. . . es sin justificación. . . no ha notado ni prestado atención ni a las Escrituras ni al idioma común. [7]

JUAN CALVINO (1509-1564) Líder, teólogo y reformador de la iglesia en Ginebra Suiza.

Helvidius demostró una ignorancia excesiva al concluir que María debió haber tenido muchos hijos, porque a veces se menciona a los «hermanos» de Cristo[8]

[Sobre Mateo 1:25:] La inferencia que él [Helvidius] sacó de ella fue que María no permaneció virgen más tiempo que hasta su primer nacimiento, y que después tuvo otros hijos de su esposo. . . No se puede extraer una inferencia justa y bien fundamentada de estas palabras. . . en cuanto a lo que sucedió después del nacimiento de Cristo. Se le llama «primogénito»; pero es con el único propósito de informarnos que nació de una virgen. . . Lo que sucedió después, el historiador no nos informa. . . Nadie se mantendrá obstinadamente en la argumentación, excepto por un gusto extremo por la disputa [9]

Bajo la palabra «hermanos», los hebreos incluyen a todos los primos y otros parientes, cualquiera que sea el grado de afinidad. [10]

Ulrico Zuinglio (1484-1531) líder de la reforma en Suiza.

Recurre, en septiembre de 1522, a una defensa lírica de la virginidad perpetua de la madre de Cristo. . . Negar que María permaneció «inviolata» antes, durante y después del nacimiento de su Hijo, era dudar de la omnipotencia de Dios. . . y fue correcto y provechoso repetir el saludo angelical, no la oración, «Ave María». . . Dios estimó a María por encima de todas las criaturas, incluidos los santos y los ángeles; era su pureza, inocencia y fe invencible lo que la humanidad debía seguir. La oración, sin embargo, debe serlo. . . a Dios solo. . .’Fidei expositio ‘, el último folleto de su pluma. . . Hay una insistencia especial en la virginidad perpetua de María[11]

Nunca he pensado, menos enseñado o declarado públicamente nada sobre el tema de la siempre Virgen María, Madre de nuestra salvación, que pueda ser considerado deshonroso, impío, indigno o maligno. . . Creo con todo mi corazón según la palabra del santo evangelio que esta virgen pura dio a luz al Hijo de Dios y que permaneció, en el nacimiento y después de él, virgen pura e inmaculada, por la eternidad. [12]

HEINRICH BULLINGER (1504-1575) Sucesor de Zwingli como líder de la iglesia reformada en Zurich

Bullinger (muerto en 1575). . . defiende la virginidad perpetua de María. . . e insulta a los falsos cristianos que la defraudan de su legítimo elogio: «En María todo es extraordinario y tanto más glorioso cuanto que ha surgido de la fe pura y el amor ardiente de Dios.» Ella es «el miembro más singular y más noble». de la comunidad cristiana. . .

‘La Virgen María . . . completamente santificada por la gracia y la sangre de su único Hijo y abundantemente dotada por el don del Espíritu Santo y preferida a todos. . . ahora vive feliz con Cristo en el cielo y es llamada y permanece siempre Virgen y Madre de Dios.[13]

FRANCIS TURRETIN (1632-1687) Teólogo escolástico calvinista en una época de escolásticos protestantes, católicos, luteranos y socinianos.

Esto no está expresamente declarado en las Escrituras, pero todavía se cree piadosamente con fe humana por el consentimiento de la iglesia antigua. Así, es probable que el vientre en el que nuestro Salvador recibió los auspicios de la vida (de donde entró a este mundo, como desde un templo) fuera tan consagrado y santificado por tan grande huesped que ella siempre permaneció intacta por el hombre; ni José convivió jamás con ella.[14]

CONCLUSIÓN

Difícilmente se puede concluir que Calvino, Lutero, Bullinger o Turretin eran simpatizantes «papistas,» cada uno de ellos no solo fueron los líderes de la Reforma en el siglo 16 y 17, pues sus escritos son considerados sana y ortodoxa teología en círculos protestantes y reformados. La doctrina de la perpetua virginidad de María fue aceptada y creída por los primeros reformadores, pero se distanciaron de Roma en su doctrina de co-redentora y de objeto de adoración. La virginidad de María es doctrina reformada, tal como lo demuestra los escritos de los reformadores.

Artículo publicado originalmente aquí


Puedes seguirnos en , Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos