No olvides compartir ...

Por: Mark Hitchcock

Este artículo forma parte de la serie: «101 respuestas a preguntas sobre Satanás, demonios y guerra espiritual» 

Muchos líderes cristianos relacionan los demonios con diversas actitudes, acciones o adicciones pecaminosas, como el alcoholismo, la ira, la lujuria, el divorcio y similares. Estos espíritus malignos son vistos como las causas últimas de los pecados particulares. Algunos apuntan a 2 Timoteo 1:7, que se refiere a un espíritu de temor, como prueba de que hay espíritus malignos de varios pecados. Sin embargo, la palabra “espíritu” aquí se refiere a la actitud o disposición de temor, no a un espíritu demoníaco.

Por supuesto, los demonios conocen nuestras debilidades y nos tientan a pecar, pero relacionar los demonios con pecados específicos, como la lujuria, la ira, el alcoholismo o la adicción a las drogas, es una visión simplista de la depravación del hombre y el problema del pecado. Esta práctica no bíblica lleva a la frustración y al fracaso. Vencer el pecado es un asunto continuo, diario y de por vida, no un acto de reprender a un demonio de una vez por todas.

Las epístolas del Nuevo Testamento nunca relacionan los espíritus demoníacos con pecados específicos ni instruyen a los creyentes a confrontar demonios de pecados particulares. Más bien, se nos dice que andemos en el Espíritu para que no cumplamos los deseos de la carne (Gálatas 5:16). Se nos dice que huyamos de las pasiones juveniles y sigamos la justicia (2 Timoteo 2:22). Somos sabios al seguir el método de Dios para tratar el problema del pecado.

Fuente: 101 respuestas a preguntas sobre Satanás, demonios y guerra espiritual


Puedes seguirnos en WhatsAppFacebookTelegram Youtube.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos