No olvides compartir ...

ÚNETE A UNO DE NUESTROS GRUPOS DE WHATSAPP, para recibir materiales todos los días, 

Por: L.R. Shelton Jr

La Palabra de Dios declara que su orden para el hogar es: Cristo, Cabeza del hombre; el esposo, cabeza de la esposa; y luego los padres, cabeza de los niños (1 Corintios 11:3; Efesios 6). Cuando se altera este orden, se destruye el orden del hogar. Y el fruto es que el hogar queda “sin afecto natural”. Tenemos que admitirlo. ¡Nuestros problemas hoy proceden del gobierno en nuestros hogares, y no del gobierno de nuestra nación! Hay caos y confusión porque los hombres no han tomado su lugar en el hogar como hombres obedientes a Jesucristo, su Cabeza. No saben nada de lo que es ser cabeza de su esposa y de sus hijos, ni cómo gobernarlos con amor y con su ejemplo. Muchos profesan ser salvos, ¡pero todavía no se han sometido al señorío de Cristo como su Cabeza! Por lo tanto, siguen el camino más fácil.

Además, muchas familias actuales se encuentran en un estado de confusión porque las gobiernan esposas que nunca se han sometido al señorío de sus esposos. “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor” (Efesios 5:22). “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos… como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor” (1 Pedro 3:1, 6). La liberación femenina no es bíblica, ¡es parte de este evangelio falso del cristianismo carnal que les permite a las mujeres predicar y ejercer autoridad sobre el hombre! Por supuesto que la Biblia no está en contra de la mujer, sino que ha manifestado con amor y gracia, el orden para la mujer en el hogar. Y, a medida que ella se someta a la autoridad de la Palabra de Dios con obediencia, habrá paz, armonía, amor y afecto.

Fragmentos tomados del libro «El verdadero evangelio de Cristo vs.. el evangelio falso del cristianismo carnal – L. R. Shelton Jr«, puede descargar el libro EN ESTE ENLACE.

Foto de freestocks en Unsplash


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos