No olvides compartir ...

Por: Alicia Searl

«Te amo.»

«Eres fabuloso.»

«¡Eres lindo, guapo!»

«Tú eres mi hombre.»

«Gracias por todo.»

Chicas, hay muchas cosas que podemos decir que realmente pueden hacer que el corazón de nuestro esposo se derrita. Quiero decir, ¿qué chico no quiere escuchar lo lindo y sorprendente que es? Bueno, déjame comenzar diciendo que no existe una fórmula única cuando se trata de decir palabras que afirmen a tu chico y lo hagan lentamente convertirse en masilla en tus manos, pero hay tres palabras que no solo lo alentarán y apoyarán. Él como hombre, esposo y padre, pero también lo ayudará a mantenerse fuerte, ¡permitiéndole ser el hombre que Dios lo llama a ser! ¿¡Qué esposa no quiere eso!? Entonces, sin más preámbulos, abordemos esas tres palabras, ¿de acuerdo?

«¡Te necesito!»

Sí, esas son las palabras. Simplemente, voy a seguir adelante y exponerlos todos al frente. No es necesario desplazarse hasta el final de este artículo para buscarlos. ¡Aquí están! Las palabras que tu marido necesita escuchar ahora mismo: «¡Te necesito!»

«Entonces, ¿cuál es el problema con estas palabras?», te preguntarás. Suenan bastante simples, ¿verdad?

Bueno, para empezar, estas tres pequeñas palabras le hacen saber a su querido esposo que es valioso e importante y al mismo tiempo proclaman honor y respeto. Pero, con toda honestidad, va más allá de eso. Comienza con una noción de tu parte. Tómate un momento para reflexionar sobre el comienzo de tu historia de amor. Donde todo comenzó. ¿Recuerdas esa “necesidad” de verlo? ¿Sentir su cercanía o escuchar el sonido de su voz? 

Al principio de nuestros matrimonios (o incluso cuando estábamos de novios), había una sensación de entusiasmo que venía con la novedad de esa relación floreciente. También había una necesidad desesperada de estar juntos. Lo necesitabas. Y él te necesitaba. Entonces, esencialmente, “necesitarse el uno al otro” y querer vivir juntos dio paso a una propuesta que esencialmente se selló con un beso. Oh, el amor de los recién casados ​​es tan precioso, ¿no?

¡Pero ese tierno y dulce amor no tiene por qué terminar ahí! Tenemos la oportunidad de continuar aumentando nuestro amor mutuo, y eso comienza con anteponer las necesidades de nuestro cónyuge a las nuestras, esforzándonos por superarnos unos a otros en el servicio ( Romanos 12:10 ). Algunas de las necesidades básicas de su dulce esposo incluyen sentirse respetado y admirado ( Efesios 5:22-23 ), regresar a casa en un ambiente pacífico ( Proverbios 19:13 y 21:9 ), sentirse sexualmente deseable ( Corintios 7:1-7 ), y el sentido de compañía real (Cant. 8:1-2).

La conclusión aquí es que cuando decimos: «Te necesito», abre la puerta para satisfacer muchas de sus necesidades y lo alienta a ser el esposo y el hombre que necesitas que sea. Decir: “Necesito que sepas que veo todo lo que estás haciendo por nuestra familia” le da el respeto que desea. Decir: «Necesito que vengas a sentarte conmigo y me cuentes cómo te fue el día» le permite sentir esa paz bienvenida cuando regresa a casa después de un largo día de trabajo. Y simplemente decir «te necesito» con un brillo apasionado de «deseo» en tus ojos le da la seguridad de que todavía es deseable. 

Su esposo necesita saber que lo necesitan

Los hombres y las mujeres pueden tener necesidades diferentes, pero estas necesidades estaban destinadas a complementarse entre sí, no a ser algo que les pasemos por alto o que utilicemos como medio para competir con ellos por el amor. Cuando les mostramos y les decimos a nuestros esposos que los necesitamos, y ellos hacen lo mismo a cambio, surge algo verdaderamente hermoso: comenzamos a experimentar el amor sacrificial y el diseño divino de Dios para nuestros matrimonios.

Eso significa que podemos fomentar y apoyar la necesidad innata de nuestro esposo de proveer y proteger a sus seres queridos porque es esencialmente una parte de su ADN, que les fue dado por el Creador. Vemos una y otra vez en la Palabra a hombres liderando y manteniendo a sus familias. Sin embargo, por otro lado, también vemos cómo los hombres no lograron proveer o liderar bien debido a inseguridades, acobardados de miedo o muchas veces debido a la falta de apoyo de sus esposas. Moisés, Isaías y Abraham son solo algunos de los hombres que lucharon en esta área.

La verdad del asunto es que su esposo esencialmente necesita saber que usted necesita su liderazgo, provisión y protección. Claro, somos capaces de mucho y tenemos la capacidad de hacer muchas cosas maravillosas. Creo que incluso tenemos una fuerza interior que los hombres no poseen naturalmente, ya que tenemos la capacidad de aprovechar una gran cantidad de emociones para sobrevivir y prosperar.

Pero, aunque el mundo querría convencernos a nosotros (y a nuestros hombres) de que no los necesitamos y que podemos funcionar únicamente con el “poder femenino”, ¡Dios nos creó a cada uno de nosotros para mucho más! Dios diseñó a una mujer para que fuera una ayuda porque vio que el hombre no valía por sí solo ( Génesis 2:18 ). Al estar hechos de la costilla de Adán (no de cualquier otra parte de su cuerpo), fuimos diseñados para estar unidos a su lado, para ser su fiel compañera. 

Dios creó al hombre de tal manera que anhela proteger, proveer y cuidar a su compañero más cercano y valioso. Fuimos creados de una manera que ansiamos que nos proveyeran y cuidaran. Cuando esta necesidad no se satisface (por ninguna de las partes), el matrimonio puede sufrir verdaderamente. Entonces, dile a tu marido que lo necesitas. Necesitas su liderazgo, su protección y su provisión. Luego apóyalo en esos esfuerzos, ya que esto muestra admiración, respeto y confianza, dándole esa sensación de compañía que tanto anhela de ti.

Nuestra entrega importa

«Necesito que… saques la basura.» 

«Necesito que… me ayudes con la cena.» 

«Necesito que… dejes de gritarles a los niños». 

«Necesito que… te relajes.» 

«Necesito que …»

Te dan la imagen. Es muy fácil distinguir las cosas que nuestro esposo no hizo o señalar las cosas que nos parecen molestas o incluso hirientes, lo que nos hace escupir rápidamente palabras emocionales que parecen regañar o echar culpas. Digamos que lo más probable es que su esposo se vuelva más defensivo que el apoyador de su equipo de fútbol favorito. 

Todos metemos la pata de vez en cuando y decimos palabras de las que nos arrepentimos o incluso podemos tener algunas cicatrices en la lengua para no decir esas cosas desdichadas que tanto deseamos decir. Así que, la próxima vez que quieras decir «te necesito» de una manera no tan amistosa, haz una pausa y trata de entender la naturaleza de tu corazón. Da un paso atrás si necesitas calmarte y luego intenta otro enfoque, porque la forma en que pronunciamos nuestras palabras puede hacer que nuestro esposo reaccione con amor o hacer que caigan en saco roto.

Una de mis películas favoritas es La princesa prometida . Si estás familiarizado con esta comedia romántica un tanto cursi de los 80, entonces conoces muy bien las demandas y órdenes que la princesa Buttercup le da al granjero, Westley. Desde pulir la silla de su caballo hasta llenar jarras con agua, ella hace esto con una mirada penetrante en su alma mientras agrega un tierno «por favor» al final de su orden, provocando que su respuesta digna de desmayarse sea: «Como desees».

¿Por qué responde de esta manera? Porque siente que ella realmente lo necesita a él, y solo a él, para que la cuide y la cuide. ¿Te imaginas si le pidiéramos a nuestros maridos cosas que necesitáramos de la misma manera? Imagínatelo ahora, miras a los ojos de tu marido y dices dulcemente: «Cariño, necesito que seas ese hombre apuesto mío y crees un fuego para mantenernos a todos calientes». Puede que su respuesta no sea exactamente “Como desees”, pero estoy bastante seguro de que llamará su atención. ¡Ja!

Hermana, tu entrega importa. Lo que dices es, de hecho, importante, pero aún más importante es la forma en que eliges decirlo.

Una oración por tu matrimonio

Dios misericordioso, levanto nuestros matrimonios a Ti. Por favor danos la capacidad de ver y satisfacer las necesidades de nuestros esposos y a usar nuestras palabras sabiamente. Danos los medios para animar a nuestros maridos y ayudarnos a complementarnos unos a otros. Nos encanta que nos hayas dado el hermoso regalo del matrimonio, así que ayúdanos a cuidarlo. En el nombre de Jesús. Amén.

*Alicia Searl  es una autora de devocionales, bloguera y oradora a la que le apasiona derramar su corazón y señalar a las mujeres de todas las edades a Jesús.

Publicado originalmente aquí. Traducido por Teología Sana. Foto de Sincerely Media en Unsplash


Puedes seguirnos en WhatsApp, Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
Un comentario en «3 palabras que tu esposo necesita escuchar»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos