No olvides compartir ...

ÚNETE A UNO DE NUESTROS GRUPOS DE WHATSAPPpara recibir materiales todos los días, 

Por: R. C. Sproul.

Este artículo forma parte de la serie «Qué buena pregunta«

El pecado original tiene que ver con la condición caída de la naturaleza humana. Jonathan Edwards escribió un enorme tratado sobre el pecado original. No solo se dedicó a desarrollar una extensa exposición de lo que la Biblia enseña sobre el carácter caído del hombre y su propensión a la maldad, sino que hizo un estudio desde una perspectiva secular y racional que abordó la filosofía difundida en sus días: en el mundo todos nacen inocentes, en un estado de neutralidad moral en el cual no tienen inclinación hacia lo bueno ni hacia lo malo.

Por decirlo de alguna manera, es la sociedad la que corrompe a estos nativos inocentes. A medida que somos expuestos a conductas pecaminosas a nuestro alrededor, nuestra inocencia normal y natural es socavada por la influencia de la sociedad. Eso, sin embargo, plantea la siguiente pregunta: “Para empezar, ¿cómo se corrompió la sociedad?” La sociedad está formada por personas. ¿Por qué tanta gente ha pecado? En nuestra cultura, es casi un axioma decir que nadie es perfecto. Y Edwards hizo preguntas como ¿por qué no? Si todo el mundo naciera en un estado de neutralidad moral, esperaríamos estadísticamente que aproximadamente el 50 por ciento crecería sin pecar jamás. Pero no es eso lo que encontramos. En todas partes encontramos seres humanos actuando en contra de los preceptos y estándares morales del Nuevo Testamento. Sean cuales fueran los estándares morales de la cultura en que viven, nadie los guarda a la perfección. Aun el código que se establece entre los ladrones es violado por los ladrones. Sin importar cuán bajo sea el nivel de moralidad en una sociedad, la gente lo rompe.

Así que hay algo indudable sobre la condición caída de nuestro carácter humano. Toda la gente peca.

La doctrina del pecado original enseña que las personas pecamos porque somos pecadores. No se trata de que seamos pecadores porque pecamos, sino que pecamos porque somos pecadores; es decir, desde la caída del hombre, hemos heredado una condición corrupta de pecaminosidad. Ahora tenemos una naturaleza de pecado. El Nuevo Testamento dice que estamos bajo pecado; tenemos una disposición hacia la maldad, así que todos cometemos pecado porque nuestra naturaleza es cometer pecado. Pero esa no es la naturaleza que originalmente nos fue dada por Dios. Originalmente fuimos inocentes, pero ahora la raza ha caído en picada hacia un estado de corrupción.

Tomado de ¡Qué buena pregunta! Copyright © 1996 por R.C. Sproul.  


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos