No olvides compartir ...

ÚNETE A UNO DE NUESTROS GRUPOS DE WHATSAPPpara recibir materiales todos los días, 

Por: Miguel Núñez

Este artículo forma parte de la serie «95 tesis para la iglesia de hoy» del Pastor Miguel Núñez

Es tiempo de examinar el mal uso y abuso de los dones del Espíritu en la iglesia de hoy

Basada en 1 Corintios 12 y 14

Uno de los grandes errores o confusiones de nuestros días es acerca del uso de los dones espirituales. Diferentes personas tienen diferentes ideas acerca de si los dones espirituales están presentes o no, hoy en día. Y más que entrar en esa controversia, ya que existen personas ortodoxas muy serias en ambas posiciones, quisiera más bien entrar en el área del desorden con que frecuentemente han sido usados los dones. La Palabra de Dios es sumamente clara en 1 Corintios 12 y 14 acerca de los dones.

Los dones son capacidades especiales conferidas por Dios al creyente luego de que él ha nacido de nuevo. Pero el propósito de los dones es básicamente edificar el cuerpo de Cristo. Cuando estos dones son usados de una manera que no trae edificación al cuerpo de Cristo, no corresponden al diseño de Dios. Y es por eso que el apóstol Pablo, dirigiéndose a los corintios, da pautas claras y dice, por ejemplo, con relación al don de lenguas: “Si alguno habla en lenguas, que hablen dos, o a lo más tres, y por turno, y que uno interprete; pero si no hay intérprete, que guarde silencio en la iglesia y que hable para sí y para Dios” (ver 1 Corintios 14:27-28).

Sin embargo, hoy en día hemos visto grandes cantidades de personas supuestamente hablando en este lenguaje extraño sin que nadie interprete, violando completamente el orden establecido en la Palabra de Dios. En la misma carta, el apóstol Pablo nos dice que nuestro Dios no es un Dios de confusión, sino de paz, como en todas las iglesias (1 Corintios 14:33). De manera que cada vez que escuchamos a alguien supuestamente hablando en lenguas sin nadie que interprete, en medio de una confusión, en medio de un caos, sabemos que no estamos en presencia de una de las manifestaciones del Espíritu.

Incluso, cada vez que vemos a las personas que danzan supuestamente bajo el control de un espíritu incontrolable y van tumbando sillas en ciertas congregaciones, contradiciendo lo que la misma Palabra revela acerca de los dones del Espíritu, sabemos que esas personas no están bajo el control del Espíritu de Dios. Dios no puede revelar una cosa y contradecirse posteriormente por medio del mismo Espíritu a la hora de la práctica. Así que cristiano, hermano, amigo, dependiendo de donde estés, tienes que volver a la Palabra de Dios y encontrar allí lo que Él dice de Sus dones, cómo deben ser usados y para que son. ¡De regreso a Su verdad!


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos