No olvides compartir ...

Por: Charles Stanley

Los que buscan su ayuda estarán radiantes de alegría; ninguna sombra de vergüenza les oscurecerá el rostro. SALMOS 34.5, NTV

Se ha dicho que muchos de los santos más encantadores no conocen su propia belleza. El Espíritu Santo obra por medio de ellos tan sin esfuerzo, que ni siquiera se dan cuenta de que el fruto del Espíritu ha sido hecho manifiesto en sus vidas. Sin embargo, los que están a su alrededor sí lo saben.

Así que considere lo siguiente. ¿Alguna vez recibe elogios que lo toman por sorpresa? ¿Ven los demás en usted cosas que simplemente no percibe en su persona? Tal vez alguien hace poco le haya mencionado la alegría de su rostro y el amor que usted tan generosamente muestra. O tal vez es su fidelidad y dominio propio lo que otros admiran en usted.

Si es así, dele crédito a Dios y agradézcale, ya que Él está demostrando en usted y por medio de su vida su maravillosa presencia. Tal vez no note ninguna diferencia en su persona. En realidad, incluso puede percatarse más de sus defectos y debilidades. Sin embargo, anímese, la gloria del Señor está brillando por medio de usted. Y cada vez que se encuentra con su Padre celestial, refleja incluso más su semejanza.

Señor Jesús, gracias por brillar a través de mí y hacerme radiante con tu semejanza. Pido que otros te conozcan como Salvador y te amen más. Amén.


Puedes seguirnos en FacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
Un comentario en «Su maravillosa presencia nos transforma – Charles Stanley»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos