No olvides compartir ...

Por: Augustus Nicodemus

El carnaval, marcado por la erotización y la permisividad, interpela a los cristianos en cuanto a su participación. Refiriéndose a las prácticas apostólicas de evitar las fiestas paganas romanas para no exponerse a las tentaciones, se cuestiona la validez de los bloques (comparsas, carros) “evangélicos» del Carnaval. Estas iniciativas, en lugar de evangelizar, pueden sugerir la aprobación de valores contrarios a la Palabra de Dios (1 Tesalonicenses 5:22), indicando que los métodos tradicionales de evangelización serían más apropiados.

El intento de utilizar el Carnaval para la evangelización se considera incompatible con las enseñanzas bíblicas. Pablo adaptó su comportamiento para predicar el Evangelio, pero mantuvo sus valores (1 Corintios 9:22-23), destacando que el Carnaval, con su esencia de libertinaje, no ofrece una base sólida para la propagación cristiana. La presencia cristiana en estas festividades puede confundir más que edificar.

Es importante discernir la participación en culturas que reflejan valores bíblicos o promueven ideales mundanos. Los retiros de Carnaval organizados por las iglesias son alternativas constructivas, que promueven ambientes de reflexión y crecimiento espiritual alejados de las influencias negativas del Carnaval. Estos retiros representan una inversión en formación espiritual, ofreciendo una experiencia enriquecedora en contraste con lo efímero del placer carnavalesco.

*Augustus Nicodemus Gomes Lopes es pastor auxiliar de la Primera Iglesia Presbiteriana en Recife y vicepresidente del Consejo Supremo de la Iglesia Presbiteriana en Brasil. Foto de Ugur Arpaci en Unsplash


Puedes seguirnos en WhatsApp, Facebook, Telegram o Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...
Un comentario en «¿Deben los cristianos participar en los carnavales? – Augustus Nicodemus»
  1. Santiago 4:4
    Oh almas adúlteras!?! no sabes que la amistad del mundo es enemistad contra Dios ? Cualquiera pues que se hace amigo del mundo se constituye enemigo de Dios .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos