No olvides compartir ...

Por: Jonathan Edwards

Este artículo forma parte de la serie: «365 días con Jonathan Edwards«

«Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios tiene misericordia» (Romanos 9:16).

Una manifestación de la gloria de Dios es que haya escogido desde la eternidad a un número concreto y definido de en todos los seres humanos caídos. Nos muestra la gloria de su soberanía divina. Al escoger eternamente a unos en detrimento de otros, nos muestra los extremos que alcanzan su soberanía y su señorío.

En este acto divino Dios se manifiesta con una majestad incomparable. Quienes no ven la gloria del señorío en este acto no han alcanzado una idea apropiada de Dios ni ha sido conscientes jamás de su gloriosa grandeza. El haber escogido a su pueblo para la bienaventuranza y la gloria mucho antes de que nacieran es una prueba de la gloria de la gracia divina: en el hecho de que su amor hacia ellos precediera a todo que tienen o hacen, sin que medie excelencia alguna en ellos, la luz de sus obras o sus esfuerzos, ni ninguna otra cosa de ellos hacia él.

La doctrina de la elección muestra que fue la gracia y la misericordia de Dios lo que los llevó a buscar fervientemente la conversión para poder obtenerla. También muestra que la fe misma es el don de Dios, y que la perseverancia de los santos en el camino de santidad hasta la gloria es también fruto del amor electivo.

El amor de los creyentes hacia Dios es fruto del amor de Dios hacia ellos, y la entrega de Cristo, la predicación del Evangelio y la institución de los medios de gracia son todos ellos frutos de la gracia de la elección. Toda la gracia que se muestra a cualquier ser humano, ya sea en este mundo o en el venidero, se cifra en el amor electivo de Dios.

(De «Los cristianos, una generación elegida, un sacerdocio real, una nación santa, una peculiar Gente», pág. 939). Citado en «365 días con Jonathan Edwards«, lecturas seleccionadas y editadas por Dustin W. Benge, puedes adquirirlo en este enlace.

*Jonathan Edwards (1703 – 1758). Predicador norteamericano congregacionalista, usado por el Señor en el Gran Despertar ; nacido en East Windsor, Condado de Connecticut, puedes leer más de su biografía en este enlace.


Puedes seguirnos en WhatsAppFacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos