No olvides compartir ...

Por: John Bunyan

Proverbios 28:13 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

¿Es Cristo tu abogado? ¿Eres consciente de que se han registrados actos en tu contra desde lo alto y de la naturaleza del crimen del que se te acusa en el tribunal de Dios? ¿Has considerado la malicia de tu adversario y la grandeza de la pérdida que podrías tener? ¿Te has dado cuenta de que todos los que podrían defender tu causa fallan? Algunos confían en lo que ven, en las lágrimas, en las oraciones y en la reforma de sus abogados; ¿Los has probado y has hallado que no dan la talla? ¿Te has dado cuenta de que tu situación es desesperada si no es el Señor Jesús el que toma tu causa?

Las personas no consideran a Jesús mientras puedan valerse por sí mismas. ¿Has considerado que morirás para siempre si el Señor no se interpone? ¡Señor Jesús, hazlo por mí! ¿Te preocupa la profundidad del daño que sufrirás para siempre si eres acusado ante Dios sin tenerle a Él? ¿Le has contado la situación? Él desea escucharlo de tus propios labios.

El alma dice: «Oh Señor, acudo a ti por un asunto muy serio, estoy arrestado por Satanás, mi conciencia me condena, y seré acusado ante el trono de juicio de Dios. Mi salvación está en juego. Se me interrogará por mi interés en el cielo, y temo al Juez. Mi enemigo es sutil, y está lleno de malicia para perseguirme hasta la muerte y luego hasta el infierno. Además, Señor, la ley está en mi contra. He pecado horriblemente, y esto es lo que he hecho. Estoy abierto ante la ley. Le he dado al adversario la ventaja, y él seguramente la aprovechará en mi contra. Señor, estoy angustiado, ¡hazlo por mí!»

Considera que tu abogado es un amigo, no un enemigo. Abre a Él tu corazón, y revélale toda tu causa.

*John Bunyan fue un escritor y predicador inglés famoso por su novela El progreso del peregrino.


Puedes seguirnos en WhatsAppFacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos