No olvides compartir ...

Por: John MacArthur

Este artículo forma parte de la serie: «Devocional Acércate a Dios«

«En Cristo… tuvimos herencia» (Efesios 1:10-11).

Como miembro de la familia de Dios, has obtenido una herencia futura que tiene muchos beneficios presentes.

Una herencia es algo que recibe un heredero como resultado de un

testamento o un proceso legal. Es un legado que se recibe de los vínculos familiares.

Como miembro de la familia de Dios, eres heredero de Dios y coheredero con Cristo (Romanos 8:17). Como tal, has obtenido una herencia que el apóstol Pedro dijo que era «incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros» (1 Pedro 1:4). Ella no puede perecer, desvanecerse o contaminarse porque el cielo es eterno e inmaculado. Es una herencia segura.

En Efesios 1:11, Pablo se refiere a esa herencia en tiempo pasado («tuvimos»). Eso es significativo, porque la plenitud de tu herencia no será revelada hasta que seas glorificado en la presencia de Dios (1 Juan 3:2). Pero tu herencia es tan segura que Pablo se refiere a ella como si ya la tuvieras en la mano.

Aunque tu plenitud yace en el futuro, tu herencia tiene beneficios en el presente. Además de heredar a Cristo y al Espíritu Santo, heredas la paz, el amor, la gracia, la sabiduría, el gozo, la victoria, la fuerza, la guía, la misericordia, el perdón, la rectitud, el discernimiento y cualquier otro posible beneficio espiritual. Pablo lo resume todo en 1 Corintios 3:22-23: «Todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios».

Hoy en día, muchos cristianos están tan preocupados con la adquisición de bienes materiales que pierden muchos de los beneficios presentes de su herencia espiritual y el gozo de anticipar su cumplimiento futuro. ¡No caigas en esa trampa!

Esperar tu herencia eterna te ayudará a mantener una perspectiva apropiada de las cosas temporales y te motivará a alabar y adorar a Dios. Sugerencias para la oración: Alaba al Señor por la extraordinaria herencia que te espera en el cielo.

Agradécele por los beneficios actuales de tu herencia, que son tuyos para que los disfrutes a diario.

Para un estudio más profundo: Un aspecto precioso de tu herencia eterna es la misericordia de Dios. El Salmo 136 refleja la misericordia que Dios mostró con Israel. Lee ese salmo y señala las manifestaciones del amor de Dios que se relacionan contigo.


Puedes seguirnos en WhatsAppFacebookTelegram Youtube.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos