No olvides compartir ...

Por: Paul D. Tripp.

La glorificación futura también sirve para motivarnos aquí y ahora. Persistir en las cosas trascendentes y eternas a las cuales Dios nos ha llamado es difícil. El recorrido exige grandes sacrificios. A veces pareciera que los malos ganaran. A veces pareciera que la obediencia no vale la pena. A veces, el sufrimiento nubla nuestro sentido de la presencia y la actividad de Dios. Por eso es vital que mantengamos la mirada en la gloria garantizada que nos espera. Lo que he descrito es precisamente el tema del Salmo 73. Asaf se perdió en el camino. Esta es la experiencia que describe: “Casi se deslizaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos” (v. 2). ¿Por qué? “Porque tuve envidia de los arrogantes, viendo la prosperidad de los impíos” (v. 3). ¿Qué quiere decir el salmista? “He aquí estos impíos, sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas” (v. 12). Luego protesta: “Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, y lavado mis manos en inocencia; pues he sido azotado todo el día” (vv. 13-14). Asaf declara, en esencia: “¿De qué me ha servido mi obediencia? Ellos no te obedecen y su vida es fácil. Yo obedezco y mi vida es dura”.

Así describe Asaf su experiencia en medio de esta lucha: “Se llenó de amargura mi alma… Tan torpe era yo, que no entendía; era como una bestia delante de ti” (73:21-22). ¿Qué le hizo cambiar de parecer? ¿Qué cambió su perspectiva? Observa lo que dice: “Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria” (v. 24). Él dice que se dio cuenta de que las vidas de los malvados eran como un breve sueño que desaparece al despertar (v. 20). Asaf procesa sus tribulaciones y su sufrimiento sin perder de vista su destino. La glorificación se convierte en su motivación.

¿Qué pasaría si alguien te prometiera el lugar perfecto para vivir en una ubicación más hermosa de lo que jamás habías visto o imaginado, con todas tus necesidades satisfechas y donde estarías rodeado de personas que te aman para siempre? ¿Qué pasaría si esa persona te dijera que tendrías que renunciar a lo que tienes ahora, que el recorrido será largo, que habrá sacrificios y sufrimiento en el camino, pero al final las glorias que te han prometido serán tuyas? ¿Qué pasaría si alguien te prometiera que, cuando te canses y desanimes, alguien estará allí para animarte y fortalecerte para que puedas seguir el viaje?

¿Qué pasaría si esta persona dijera que hay un lugar en esa tierra gloriosa preparado exclusivamente para ti? ¿Qué dirías y qué harías al comparar el pequeño montón de cosas que tienes ahora con la belleza incomparable del regalo que tienes delante de ti? ¿Acaso no dirías “acepto ese viaje”? ¿Acaso no estarías dispuesto a hacer esos sacrificios? ¿Acaso no traerías a tu memoria las promesas y la gloria cada vez que te desanimas y que estás a punto de perder la razón, y así continuar? ¿Acaso algo te detendría?

Bienvenido al viaje de la vida cristiana. Sí, estás llamado a una vida de renuncia. Estás llamado a perseverar y vas a enfrentar sufrimiento y sacrificios a lo largo del camino, pero te aguarda una gloria que ha sido garantizada y que supera todo lo que te hayas atrevido a pedir o seas capaz de imaginar. Vuelvo a preguntarte: “En tus amistades, en tu universidad, en tu trabajo, en tu matrimonio, como vecino, en tu iglesia o como padre, ¿qué te motiva?”. ¿Has limitado tu motivación a lo pequeño y pasajero, cuando las doctrinas de la perseverancia y la glorificación te señalan la realidad de que has sido escogido para ser parte de lo trascendente y eterno?

Fragmentos tomados del libro «¿Realmente crees? del pastor Paul D. Tripp

*PAUL DAVID TRIPP es pastor, conferencista y autor galardonado de mayor venta. Con más de 30 libros y series de videos sobre la vida cristiana, la pasión que impulsa a Paul es conectar el poder transformador de Jesucristo con la vida cotidiana.


Puedes seguirnos en WhatsAppFacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos