No olvides compartir ...

Por: John MacArthur

Este artículo forma parte de la serie de devocionales «Fortaleza para hoy»

«Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es». DEUTERONOMIO 6:4

Solo hay un Dios verdadero.

Cuando Dios liberó a Israel para llevarlo a la tierra prometida, dijo: «No tendrás dioses ajenos delante de mí» (Éxodo 20:3). Más tarde, Moisés les dijo a los israelitas: «Jehová es Dios, y no hay otro fuera de él» (Deuteronomio 4:35) y «Jehová nuestro Dios, Jehová uno es» (6:4). Israel debía creer en el único Dios.

Sin embargo, Jesús afirmó que era Dios. ¿Será que Jesús es el Dios número dos? De ningún modo. En Marcos 12:29-30, Jesús citó Deuteronomio 6:4-5: «Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas». Si Jesús fuera otro Dios, podría haber dicho: «Divide tu lealtad entre nosotros dos». Pero Jesús dice que debemos amar a Dios con una dedicación indivisible. Por lo tanto, concuerda con Moisés en que solo hay un Dios. Sin embargo, también afirma: «Yo y el Padre uno somos» (Juan 10:30).

Pablo asimismo trata sobre la unidad de Dios en 1 Corintios 8. Los sacerdotes paganos, en Corinto, vendían la carne que había sido sacrificada a los ídolos. Algunos cristianos nuevos se ofendieron al ver a otros cristianos comer esa carne. En respuesta, Pablo les dijo: «Acerca, pues, de las viandas que se sacrifican a los ídolos, sabemos que un ídolo nada es en el mundo» (v. 4). Como el ídolo representaba a un dios inexistente, no había nada de malo en ingerir la comida. Así que continuó: «y que no hay más que un Dios. Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él» (vv. 4-6). ¿Cómo pueden ser todas las cosas de Dios el Padre, por quien existimos, y del Señor Jesucristo, por quien existimos? Porque los dos son uno.

Sugerencias para la oración: Alabe a Dios como lo hizo David: «Por tanto, tú te has engrandecido, Jehová Dios; por cuanto no hay como tú, ni hay Dios fuera de ti» (2 Samuel 7:22).

Para un estudio más profundo: Lea Ezequiel 6. ¿Cuál fue la respuesta de Dios a la idolatría de Israel? ¿Cómo se siente Dios con respecto a cualquier cosa que pueda ocupar el primer lugar en el corazón de usted en vez de Él?


Puedes seguirnos en WhatsAppFacebookTelegram Youtube. También puede suscribirse a nuestro boletín por correo electrónico.  


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos